VELYtas, un emprendimiento de velas artesanales y aromáticas

EMPRENDEDORA. Evelyn Viñán, creadora de VELYtas.

El emprendimiento ofrece una gran variedad de productos artesanales elaborados por manos lojanas.

En la entrega semanal de Emprender de diario LA HORA, llega la historia de Evelyn Viñán, una lojana de 21 años, quien, inspirada por el amor a las artesanías y la pasión de crear velas aromáticas, empezó a trabajar en sus propios productos. Se trata de VELYtas, emprendimiento dedicado a la fabricación de velas artesanales y aromáticas.

“Toda mi vida me ha gustado el arte y todo lo que tiene que ver con ello, es decir, la música, la pintura, entre otras cosas. En este caso decidí enfocarme en las manualidades”, comenta la emprendedora.

VELYtas inicia como un proyecto académico de la Escuela de Negocios de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE), donde actualmente la emprendedora cursa el cuarto ciclo.

“Mediante este proyecto tratamos de incentivar el espíritu emprendedor, irnos más allá de lo establecido al momento de gestar ideas que puedan posicionarse dentro de un mercado comercial. El objetivo esencial es que todas estas creaciones se conviertan en modelos de negocios rentables y lograr ir más allá de la academia”, agrega.

VELYtas, un emprendimiento de velas artesanales y aromáticas
EXPO. Exposición ‘Espíritu Emprendedor’ UIDE.

Elaboración

Para cada vela primero se escogen los materiales y a raíz de ellos, la parafina, otros factores son considerados también, como forma, color y tamaño del producto en vista de que son personalizados en cuanto a tamaños y aromas. También manifiesta que elaborar cada pieza a mano es muy significativo porque logra conectarse y contemplar la belleza de la naturaleza, sentir, observar los pequeños detalles donde se convierte en un encuentro místico.

“El cliente no solo llevaría el producto, sino una energía elevada de cariño e inspiración”, comenta Evelyn.

Productos

A la fecha el emprendimiento cuenta con diversos modelos como: labios, rosas, corazones, flores, carteras, rectángulos y otras creaciones. En cuanto a aromas y esencias, cuenta con mandarina, lavanda, floral y jazmín.

VELYtas, un emprendimiento de velas artesanales y aromáticas
PRODUCTOS. Velas artesanales y aromáticas.

Proyecciones

En cuanto a la aceptación del producto, durante la feria organizada por la UIDE, que fue su primer acercamiento con consumidores, Evelyn mencionó que desde un principio recibieron buenas reacciones y apoyo, ya que, presentó cosas nuevas y creativas, respetando el medio ambiente para sorprender y alentar a los clientes a comprar productos naturales y artesanales.

En ese sentido, al ser un trabajo manual y ecológico, reconoció que el mismo está siendo valorado cada vez más y que existen más personas dispuestas a pagar por lo que está hecho a mano y sobre todo un producto local.

Por todo ello, la meta de VELYtas es la de seguir creciendo, sorprender con nuevos productos, lograr llegar a más hogares y que pueda perdurar y ser sostenibles y sustentables en el tiempo.

Contacto

Actualmente el emprendimiento atiende bajo pedidos por WhatsApp: 0992238386.

Jóvenes impulsan el desarrollo turístico de Quisapincha

Aporte. Varias son las ofertas turísticas y comunitarias que se ofrecen a través de la asociación.

La migración de los últimos años en Quisapincha y otros sectores de la provincia es evidente.

Producto de esa migración, varios jóvenes han quedado a la deriva, unos se han profesionalizado y otros han emprendido.

Ahora estos mismos jóvenes buscan el desarrollo turístico de la parroquia a través de la asociatividad.

Son jóvenes que cuentan con un emprendimiento, artesanías, servicios y profesionales en diferentes ramas de la producción y el turismo.

A decir de los emprendedores, Quisapincha se caracteriza por su artesanía y producción de prendas de vestir hechas con cuero, sin embargo, poco o nada se ha dicho de la diversidad turística que esta parroquia ofrece.

DATO 
Quienes quieran contactarse con la asociación pueden hacerlo a los números 0989275875.

Iniciativa

Así, la Asociación de Servicios Turísticos Yaku Ñan, nació hace ya dos años y aunque el trabajo ha sido fuerte, no solo por lo complejo de la organización sino también por las limitaciones que la pandemia provocó, lograron su legalización hace un año.

A este sueño se sumaron más de 20 emprendedores, artesanos y servidores turísticos que aseguran ver en esta iniciativa una oportunidad, así lo reconoce Walter Maisanche, administrador de la Granja Agroturística Piura.

Según el emprendedor, en esta granja se puede recorrer más de cuatro hectáreas de cultivos agroecológicos, conocer animales de la zona como el cuy, conejos, llamas, chivos, así como disfrutar de espacios verdes y degustar la gastronomía típica.

Maisanche comentó que esta Asociación fortalece el trabajo turístico de la parroquia.

Richard Molina, coordinador de la Asociación, manifestó que la iniciativa nació desde hace varios años como una respuesta a la necesidad de mostrar al mundo las bondades y potenciales turísticos que tiene Quisapincha.

“La fortaleza de esta iniciativa es que somos jóvenes con muchas ganas de generar una nueva forma de ingresos para que ya no se viva más migración, pues muchas familias se han visto afectadas por este fenómeno”, dijo.

Por ello se impulsa su gastronomía, su cultura, sitios naturales y sobre todo la amabilidad de la gente que recibe al turista con toda la cordialidad del mundo.

Ana Pullutasig, administradora de la Asociación, indicó que la fortaleza de esta está en la juventud y el profesionalismo que se pone al servicio de la red de emprendedores y la parroquia misma.

Explicó que de a poco se van ofreciendo las visitas y recorridos por los diferentes espacios de la parroquia, a través de sus atractivos naturales, cerros, bosques nativos y sitios de esparcimiento que se complementan con las artesanías y la producción.

“Se han generado ya paquetes que van desde 50 dólares el día para visitar varios lugares, alta montaña, city tours, y más alternativas”, comentó. (FCT)

Cómo llegar a Quisapincha

 

Quisapincha se encuentra a 10 kilómetros del centro de Ambato.

Si viaja en bus debe llegar al Centro de Transferencia en Cashapamba y ahí tomar el transporte público, que se demora alrededor de 20 minutos hasta llegar a la parroquia.

El costo del pasaje es de 45 centavos por persona y se respeta la tarifa de niños y adultos mayores.

Si el viaje es en auto propio debe llegar hasta Ficoa en la avenida Los Guaytambos y tomar la subida a Pinllo y de ahí seguir por la misma carretera hasta llegar a la parroquia.

Todo el camino se encuentra con su debida señalización.

Datos generales de la parroquia

La parroquia San Antonio de Quisapincha, es la más antigua de Tungurahua.

Tiene un clima templado y frío de 12 grados centígrados. Es uno de los lugares reconocidos, dentro y fuera de la provincia, por la producción y comercialización de artículos a base de cuero.

El término Quisapincha viene de los vocablos quichuas: ‘quimsa’ que significa tres y ‘punlla’ que es días, lo que quiere decir ‘tres días’. Tres días es lo que se tardaba para llegar a Quito desde Quisapincha o viceversa.

Adultos mayores no dejan de tejer con totora en Pasa

Cultura. Juan Manuel Chango es uno de los artesanos que conserva la elaboración de artesanías con totora.

Rodeada de páramo, naturaleza y vistosos paisajes se encuentra la comunidad de Tiliví, en la parroquia de San Antonio de Pasa al oeste de Ambato, en Tungurahua, se esconde una tradición que se niega a desaparecer, se trata de los tejidos de totora.

Allí varios adultos mayores conservan la actividad como parte de su cultura, pues la heredaron de sus padres y abuelos hace ya muchas generaciones.

Aventadores, canastas, alfombras, espaldares para autos y más artesanías tejidas a mano son las que se elaboran en este rincón del país.

Una herencia de vida

Su rostro muestra la experiencia de toda una vida en el arte del tejido de totora. Juan Manuel Chango, 68 años, empieza su jornada a la espera de sol para dirigirse a un lugar muy húmedo en la quebrada cerca de su casa donde crece la totora.

Allí con hoz en mano el artesano corta varias cargas de totora, la misma que se pondrá a secar durante varios días en el patio de su casa, donde ya cuenta con varias cargas de totora seca lista para el tejido.

Coloca en el piso varios tallos de este material y empieza la labor, la misma que requiere de mucha habilidad y dedicación.

En menos de 15 minutos estaba listo un aventador con la que se aviva el fuego en las cocinas de leña de la ruralidad.

“Lo mismo se hace con una estera, cestos o canastas”, explica al asegurar que lo importante es el material, pero este ya escasea.

Juan Manuel cuenta que aprendió el arte del tejido de sus padres, quienes desde los 7 años le inculcaron esta actividad.

“Íbamos a vender en otras provincias como Cotopaxi y Chimborazo”, recuerda y asegura que mantuvo a su esposa y sus cinco hijos durante muchos años con esta actividad.

Comentó que sus primeros hijos también aprendieron la elaboración de artesanías con totora, pero con el tiempo han decidido tomar sus propias profesiones y oficios, y ya no siguen la tradición.

 

¿Qué es la totora?

En Ecuador se conoce como totora a una especie de junco de hasta 
3 metros de altura que crece a orillas de los lagos, en terrenos 
pantanosos o junto al mar, de tallo grueso, firme y cilíndrico.

 

Lamenta que a esta falta de artesanos también ya no haya demanda de estas los productos elaborados con totora, pues todo se va dejando de lado.

El artesano aseguró que ahora lo que elaboran lo hacen para las expoferias ya sea en Pasa, en parroquias vecinas o a los lugares donde les inviten y les permitan vender el trabajo de sus ancestros.

Compradores

Ana Guerra, ambateña de 63 años, mencionó que ahora es muy difícil conseguir artesanías o utensilios elaborados con totora.

“Antes siempre había, a mí me encantaba comprar las cestas, hasta ahora tengo en mi casa porque no se dañan”, dijo la mujer, que no sabía que podía encontrar este tipo de tejidos en Pasa.

 

Quienes requieran de estas artesanías pueden comunicarse al 
número 09 67 30 57 54.

 

Mientras que Estefanía López, de 28 años, comentó que algo recuerda de cuando era niña. “En mi casa compraban las esteras, creo que donde mi abuelita aún las tienen”, comentó la joven.

Además, mencionó que es importante que estas tradiciones no desaparezcan y se impulse a los artesanos que siguen tejiendo con totora.

“Debería existir algún proyecto para estos artesanos que también son adultos mayores”, dijo la joven. (FCT)

 

TE PUEDE INTERESAR:

El turismo se potencia en Aguaján

Artesanías de Saraguro, mezcla de creatividad y tradición

SARAGURO. Las artesanías son una muestra de las tradiciones del pueblo Saraguro.

SARAGURO. Se caracteriza por tener una gran expresión de arte popular. Como parte de la tradición cultural del pueblo, la diversidad artesanal que se encuentra alrededor de este territorio es inmensa.
En este contexto, al hablar de artesanías, Saraguro en la provincia de Loja es el cantón con mayor variedad, colorido y belleza, gracias a la destreza y oficio de personas, a menudo hay dinastías familiares, que dedican su vida a la confección de bisutería tradicional (manillas, aretes, collares y más). Arcoíris, estrellas, figuras geométricas, chakanas, flores y más, son algunos de los diseños que las mujeres originarias de Saraguro plasman en los collares e implementos hechos a mano.
Las artesanas pasan horas concentradas en esta dedicada labor que exige precisión y buen gusto. Tejen los mullos en sus hogares, después de las jornadas de trabajos o en sus tiempos libres.
Mercedes Zapata ofrece sus creaciones en la parte exterior de la oficina de ITUR del GADMI Saraguro. Ella manifiesta que los modelos y colores han ido renovándose y la elegancia ancestral se ha adaptado a los gustos de sus clientes. “Con el pasar de los años hemos tenido que ir innovando, mejorando y cambiando, porque hay personas que les gusta que se hagan combinaciones en diseños, colores y modelos, por ello ofrecemos también anillos, manillas, aretes, carteras, monederos, vinchas y mucho más. Pero lo que no nos falta es el collar típico de Saraguro”, señala.

TOME NOTA
Para conocer y adquirir artesanías de Saraguro, puede contactarse al 099 151 9953, para más información.

Raúl Valladares: ni la edad, ni la discapacidad lo vencen

Pasión. Raúl Valladares vende sus artesanías en la calle Bolívar.

Saluda con amabilidad con todos los que transitan por el sector. A pesar de que la vida no ha sido ‘color de rosas’ para Raúl Valladares, asegura que no se ha dejado vencer.

Su rostro denota cansancio, pero su mirada es atenta y llena de paciencia, pues cuenta que una de las cosas que ha aprendido en sus 90 años es a no enojarse tanto.

A pesar de estar jubilado menciona que seguirá trabajando hasta que las fuerzas se lo permitan, pues con sus artesanías se mantiene activo.

 

Esfuerzo

Escudos de Macará, Técnico Universitario, Barcelona, Liga de Quito y de todos los equipos de fútbol del Ecuador son los que les ofrece a sus clientes. Estos los aprendió a hacer manualmente hace varias décadas.

Los realiza en yeso y cartón prensado. Para él su pasión y habilidad han sido sus motores para salir de las adversidades. “No lo hago por dinero, sino por la necesidad de sentirme útil, de demostrar que la vejez o la enfermedad no son motivos para rendirse”, comenta.

El trabajo es minucioso, no solo porque lo hace con gusto, sino también porque es un proceso largo de gran destreza y paciencia.

Sus creaciones nacen con un molde de aluminio que fue diseñado por el mismo Raúl. Posteriormente la mezcla de materiales se deja fraguar durante un día entero.

 

El Dato
Desde 3 dólares se puede adquirir las artesanías de Raúl Valladares 
que elabora escudos de los equipos de fútbol del Ecuador.

 

Luego viene el secado y los retoques a fin de obtener una artesanía de calidad.

Finalmente, la pintura y los acabados que le dan vida a sus creaciones, para luego salir a la calle a venderlas.

De 3 a 10 dólares, dependiendo el tamaño y el diseño de la artesanía, pueden invertirse en llevarse un recuerdo del equipo de su preferencia.

 

No lo hago por dinero, sino por la necesidad de sentirme útil, de demostrar que la vejez o la enfermedad no son motivos para rendirse”

Raúl Valladares

Jubilado que se dedica a la elaboración de artesanías

 

Ejemplo de lucha

Raúl asegura que lo que busca simplemente es disfrutar de su trabajo y no doblegarse. A su avanzada edad dialoga lúcido y asegura que hace algunos años perdió su pierna luego de un accidente y una supuesta mala práctica médica.

Pero estas circunstancias no lo derribaron. “Ese es el ejemplo que aprendí de los ambateños y que ahora lo estoy devolviendo”, dijo al contar que era joven cuando vivió el terremoto de 1949 en su casa ubicada cerca de lo que ahora es el viaducto de la Yahuira.

Raúl vive solo en la calle Bolívar y asegura que mientras tenga fuerzas para elaborar sus artesanías seguirá adelante.

 

Apoyo

Para Marcelo Jaramillo, uno de los vecinos del sector, el hombre es un referente de humildad y esfuerzo, pero sobre todo de lucha ante las adversidades.

Quienes puedan adquirir sus artesanías pueden visitarlo en la calle Bolívar frente a la Coordinación Zonal de Educación en Ambato.  (FCT)