Pueblo de Saraguro considerado ancestral, ¿tiene autonomía propia?

TRADICIONES. En Saraguro celebran el Inti Raymi o la ‘Fiesta del Sol’, este año será la próxima semana.

Es el único cantón de Loja que se sumó al paro nacional. Habitantes aseguran que son un pueblo ancestral con sus propias normas, derechos y obligaciones.

Desde el lunes 13 de junio de 2022, el pueblo de Saraguro, considerado un lugar ancestral, se ha sumado al paro nacional convocado por la Conaie en rechazo a las medidas del gobierno de Guillermo Lasso. Los dirigentes y autoridades de las comunidades indígenas del cantón hablan de ancestralidad, por lo que piden autonomía y respeto, ante la represión de la fuerza pública y la presencia de militares y policías en las comunidades indígenas.

Pueblo de Saraguro considerado ancestral, ¿tiene autonomía propia?
INDÍGENAS. Pueblo de Saraguro pide independencia y no ser reprimidos por la fuerza pública.

Autonomía

Para Luiza Lozano, dirigente de los indígenas de Saraguro, manifestó que las autoridades deben respetar a los pueblos ancestrales, tal como lo dice la Constitución en su artículo 60, que estos pueblos están en la libertad de constituir circunscripciones territoriales propias para la preservación de la cultura del pueblo indígena, por lo tanto, rechazó que el Gobierno haya enviado policías a las comunidades indígenas.

Indicó que el sector San Vicente es uno de los sitios de una comunidad indígena, donde el pasado lunes 13 de junio de 2022, llegaron a realizar espionaje. Al parecer, según la dirigente, dos policías vestidos de civiles llegaron a tomar fotografías y realizar videos para remitir a inteligencia del Gobierno Nacional. “Nosotros somos ancestrales, la ley nos protege y no puede ser posible que vengan a desarmonizar a nuestra comunidad y a involucrarse en nuestras asambleas que son propias del pueblo indígena”, dijo.

Justicia en Saraguro

Descartaron ser un pueblo secuestrador. Además, dicen estar amparados en el Artículo 171 de la propia Constitución, que señala que las autoridades de las comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas ejercerán funciones jurisdiccionales, con base en sus tradiciones ancestrales y su derecho propio, dentro de su ámbito territorial, con garantía de participación y decisión de las mujeres. Las autoridades aplicarán normas y procedimientos propios para la solución de sus conflictos internos, y que no sean contrarios a la Constitución y a los derechos humanos reconocidos en instrumentos internacionales.

Finalmente, el propio Estado garantizará que las decisiones de la jurisdicción indígena sean respetadas por las instituciones y autoridades públicas.

Pueblo de Saraguro considerado ancestral, ¿tiene autonomía propia?
ZONA. Saraguro fue el único cantón de Loja que se unió al Paro Nacional.

Incumplieron la Ley

Para el jurista lojano y experto en Derecho, Jhon Espinosa Villacrés, abogado en libre ejercicio de su profesión, agregó que los pueblos ancestrales son reconocidos constitucionalmente, es decir, hay una norma específica que habla del respeto a sus costumbres, vivencias, territorios e incluso su propia justicia, la denominada ‘Justicia Indígena’, en su Artículo 171, entre otras.

Según Espinosa, esa normativa solo es aplicable en sus territorios y a los pobladores del sector y no para el resto de ciudadanos. Por ejemplo, en el Artículo 171, no se puede hacer justicia por asesinato o más casos. “Ellos pueden tomar decisiones territoriales, pero siempre y cuando no afecten leyes nacionales, ya que existe el Código Orgánico Integral Penal (COIP). En el caso específico de Saraguro, donde se habló de un secuestro, según lo señaló el Ministro del Interior, eso debería ser sancionado, porque hay un posible delito. Asimismo, paralizar el servicio público también es penado”, finalizó.

 

TOME NOTA

El Ministro del Interior, Patricio Carrillo, habló de un secuestro a dos policías en Saraguro. Dijo que el territorio ecuatoriano no es propiedad de comunidades, sino que es territorio nacional y un estado de derecho donde todos debemos aprender a respetar la ley.

Un artista que rescata la música ancestral en kichwa

CULTURA. Juan Pilaminga muestra con orgullo la vestimenta y lengua materna en su trabajo artístico.

El sonido de la zampoña, la guitarra y sobre todo el canto en la lengua materna, el kichwa, se silencia lentamente en las comunidades de Pilahuín, al suroeste de Ambato, en Tungurahua.

En una de las comunidades de esta parroquia, Juan Pilaminga, de 28 años, es uno de los pocos artistas que quedan y que combina su labor, como es la conservación de los páramos y la música autóctona.

 

Cultura

Para ello utiliza varios instrumentos andinos que le ayudan a componer canciones en homenaje a la Pachamama, a los páramos, a la vida, siempre en su lengua materna, el kichwa.

Para el joven artista, si bien la cultura de su pueblo Chibuleo, de a poco se va perdiendo, es importante el trabajo que cada uno hace para rescatarla, por ello se plantea el fortalecimiento de esos saberes a través de la música.

“Solo con haber nacido en esta tierra es un orgullo, llevar el poncho y el pantalón blanco representa nuestra imagen, pero el hablar en kichwa, cantar en kichwa representa nuestra esencia, comentó.

 

Influencias que restan cultura

Hoy, situaciones como la migración y la modernidad ha hecho que los jóvenes pierdan el interés por esos saberes.

“Los jóvenes van a las ciudades en busca de trabajo y vienen con otros aprendizajes, incluso al hablar ya no quieren comunicarse en kichwa, lo hacen en español y eso enseñan a los niños quienes definitivamente han olvidado esta lengua”, aseguró Cristóbal Tisalema, de 67 años.

Además, invitó a los a los jóvenes para que continúen llevando la cultura y la lengua materna de su pueblo a las nuevas generaciones.

 

Legado que no puede morir

El bandolín, la zampoña o la guitarra son parte esencial del trabajo del artista, quien asegura que desde muy pequeño tuvo afición por la música, la cual heredó de su familia, que de vez en cuando entonaban algún instrumento de forma empírica.

Para él, la cultura solo morirá si nadie la recuerda por ello su objetivo es llegar con su música y los saberes andinos no solo a todas las comunidades, sino al mundo entero, por ello ha desarrollado esfuerzos y gestiones para grabar un disco, cuyas canciones están en kichwa.

 

EL DATO
Los instrumentos más usados en la cultura indígena son 
las flautas, zampoñas, pingullos, guitarras y el charango.

 

“En la música se plasma y se transmite cultura, historia y la cosmovisión de los pueblos y las comunidades”, comentó.

Pilaminga asegura que las comunidades guardan celosas un sinfín de tesoros ancestrales que no siempre se dan a conocer. “Cada uno de esos saberes se puede contar a través de la música”, dijo.

 

Pueblo Chibuleo

El pueblo Chibuleo se encuentra ubicado en la Sierra central, al suroeste de Ambato. Son bilingües, su idioma madre es el kichwa, como segunda lengua está el español y están organizados en comunidades.

Mantienen sus fiestas ancestrales, combinando lo tradicional con lo religioso.

Los conocimientos en este pueblo se transmiten en forma oral. En relación a su vestimenta, las mujeres visten con una bayeta de color negro con filos bordados, blusa blanca de manga corta en la parte posterior bordada, anaco negro con filos bordados, faja (chumpi) de colores en la cintura, sombrero blanco, dos tupus, una hembra huasca, orejeras de corales rojas y cuentas metálicas doradas; los hombres se visten con poncho de color rojo con filos bordados y dos franjas verticales de colores, camisa y pantalón blanco.

 

Un llamado a las nuevas generaciones

El artista aseguró que el kichwa se va dejando de lado en las comunidades, por eso incentiva a través de la música a fortalecer la lengua materna del pueblo Chibuleo.

“En varios medios de comunicación se escucha este problema, que es real y que las autoridades, dirigentes, pero sobre todo las nuevas generaciones debemos hacer algo”, afirmó.

Cristóbal Tisalema, de 67 años y morador de Pilahuín, manifestó que, en su juventud en cada familia, en cada barrio, existían grupos de música que no eran profesionales, pero brindaban alegría a las comunidades. (MAG)