El confinamiento la volvió resiliente

ADAPTACIÓN. Para Anabel Meza Quiñónez, de los momentos difíciles surgen las ideas más brillantes que se pueden plasmar.

Meses antes de declararse la emergencia sanitaria por el coronavirus, Anabel Meza Quiñónez, venía enfrentando situaciones adversas en su vida, que se agudizaron a raíz del confinamiento. El no poder salir de casa, los episodios de estrés, sumado a la artritis reumatoide y la fibromialgia, la estaban llevando a un colapso.

Pero la mujer que es de profesión publicista y Relaciones Públicas, ‘despertó’ a tiempo y optó por hacer de esa debilidad una fortaleza. Es ahí donde decide aprovechar los meses de encierro para compartir con su familia y emprender actividades, que ya sabía pero que las había descuidado por el escaso tiempo  que le dejaban sus ocupaciones diarias.

Adversidades

En su niñez aprendió de su mamá a tejer, bordar y a hacer  joyas y accesorios de belleza utilizando, madera, coco, caña guadúa, entre otros materiales;  y mientras enfrentaba  aquel periodo de crisis, nace el emprendimiento ‘Bellezas AMQ’ que son las iniciales de su nombre.  Se destaca en la elaboración de pañuelos con detalles; los pañuelos  se los compra a los otavaleños y fusiona la cultura andina con la afro, agregándoles detalles hechos a mano, dándole otro uso a la prenda, que puede ser utilizada como collar, como chalina que le cubra los hombros o como turbante.

A la par del emprendimiento AMQ, nació otro gastronómico al que le llamó ‘Dulces tradiciones de mamá’. Prepara tortas  de sal y de dulce, de verde con marisco, carnes, jamón. También tiene su propia lasaña con todos los ingredientes, con la diferencia de que la pasta de fideo es reemplazada por la de plátano verde, y también ha creado su línea de panes rellenos.

Tras el regreso a la normalidad donde debe cumplir con su jornada laboral; y con dos emprendimientos en marcha, Anabel ha restado las horas de sueño, porque debe trabajar por las madrugadas y en su tiempo libre.

Anabel Meza Quiñónez trabaja en su tiempo libre y bajo pedido que  puede realizar al 09 88 85 05 10

Emprendedores dinamizan su economía

CREATIVIDAD. La emprendedora Anabel Meza muestra su producto hecho a mano.

El balneario Las Palmas fue el escenario para el desarrollo de la feria “Emprender para Crecer”, que está enfocada en crear espacios de exposición y comercialización para la reactivación económica.

Artesanías textiles, bisutería, productos orgánicos, licores, diseño y corte láser, así como productos hechos a base de coco, chontaduro y pepepán, fueron los emprendimientos que ofertaron a la ciudanía los 20 emprendedores que participaron en esta iniciativa.

Eliana Cuero, encargada del área de emprendimiento, indicó que estos espacios se generan para fomentar la reactivación económica y de esa manera darse a conocer por medio de los productos que ofrecen.

Agrega, que es el segundo fin de semana consecutivo que realizan la feria de emprendedores y hasta el momento más de $1.500 han logrado generar en ventas los emprendedores, “esta iniciativa se la realizará todos los fines de semana para todos quienes quieran mostrar sus productos, invito a la ciudadanía que se unan y sean parte de esta feria la cual es gratuita para todos los esmeraldeños”.

Por su parte, Anabel Meza, emprendedora de diseño y elaboración de joyería textil, expresó que, a pesar de la pandemia, el emprender fue una herramienta económica, “ahora es el tiempo para crear y diseñar, debemos descubrir nuestras habilidades y destrezas ya que de los malos momentos aparecen las mejores ideas, y la creatividad se potencia en las crisis”, concluye. (MFC)

Para participar lo pueden hacer a través de la página emprendimientos@esmeraldas.gob.ec y enviar nombre del emprendimiento y del producto especificando las características, número de teléfono y fotos.