¿Cuántos cigarrillos tienes que fumar para considerarlo una adicción?

Impacto. Los no fumadores que se exponen al humo del cigarrillo pueden desarrollar trastornos de salud similares a los de los fumadores.

En Ecuador, los niños fuman desde los 12 años. La naturalización del consumo influye para que los menores adopten este hábito.

Cada 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin tabaco. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al tabaquismo como una enfermedad sumamente adictiva, debido a la nicotina que contiene.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) explica que en Ecuador el 14,5% de menores de entre 10 y 19 años aseguró que ya había probado un tabaco. El 28,4% se considera consumidor frecuente. Mientras que el Atlas Mundial del Tabaco detalló que, en promedio, en Ecuador se fuma desde los 12 años, y que los adolescentes ecuatorianos “de entre 13 y 15 años fuman igual o más que los adultos”.

Su consumo origina factores de riesgo relacionados con daños cardiovasculares y respiratorios, así como más de 20 tipos o subtipos diferentes de cáncer que debilitan al organismo y al sistema nervioso.

Según la OMS, cada año se reportan más de 8 millones de defunciones relacionadas con el tabaco.

 ¿En cuánto tiempo soy adicto?

 La sicóloga, Andrea Bravo, señala que no existe una respuesta precisa a esta pregunta, ya que la dependencia varía en cada persona, aunque existen indicadores que pueden dar alertas de que una acción se convirtió en hábito.

Bravo cita que la Revista Panamericana de Salud señala que es suficiente con fumar un cigarrillo al mes para que se empiece a generar la adicción a la nicotina.

 En el informe se estableció que 22% de 95 sujetos estudiados habían empezado a fumar esporádicamente y notificaron algún síntoma de dependencia de la nicotina a las cuatro semanas de haber empezado a fumar una vez al mes.

Uno o más síntomas fueron notificados por 60 de estos individuos (63%), de los cuales 62% había notificado el primer síntoma antes de empezar a fumar diariamente o habían empezado a fumar diariamente solamente después de haber tenido el primer síntoma.

Bravo señala que cuatro señales pueden determinar tabaquismo:

  1. Fumas pese a tener problemas de salud
  2. Abandonas las actividades sociales, donde no haya zona de fumadores o si el círculo social no fuma.
  3. Has intentado dejar de fumar más de una vez sin éxito y experimentando abstinencia.
  4. Al despertar piensas en fumar o no puedes arrancar tu día sin un tabaco.

 Fumar está naturalizado 

Las causas por las que se empieza a fumar a temprana edad son muchas. Gabriela Montaño, neumóloga, dice que dentro de los hogares existe una naturalización del consumo del cigarrillo. “Papá fuma, mamá fuma. Los niños replican lo que ven”.

Para la especialista, la gente no entiende que las drogas lícitas son tan dañinas como las ilícitas (4 de cada 10 estudiantes han presenciado la venta de drogas en sus colegios)y representan altos costos para la salud y el sistema público.

Por ejemplo, los gastos directos de atención médica de las enfermedades que ocasiona el tabaquismo ascienden a un total regional de $46.346 millones. En Ecuador, esta problemática genera un costo directo anual de $478 millones, lo que equivale al 0,47% de todo el Producto Interno Bruto (PIB) del país y al 6,32% de todo el gasto público en salud anual, según un reporte de 2016.

Otro componente es que no existe control en la venta, tanto en tiendas como en calles, eso sumado a que los costos son bajos, “el cigarrillo es accesible”.

Las cajetillas, dependiendo de la marca o de si son legales o de contrabando pueden costar entre $1,50 y $5. (AVV)

Cómo dejar de fumar

  1. Reemplazo de nicotina

Consulta con un médico sobre una terapia de reemplazo de nicotina. Las opciones pueden ser:

  • Nicotina con receta médica en un inhalador o aerosol nasal.
  • Parches, chicle o grageas de nicotina. Medicamentos para dejar de fumar sin nicotina. Estas pueden ayudarte a superar los deseos intensos.
  1. Evita los factores desencadenantes
  • La necesidad de consumir tabaco suele ser más fuerte en las situaciones y los lugares en los que fumabas o consumías tabaco. Por ejemplo, si solías fumar mientras hablabas (en bares, fiestas, en el trabajo o por teléfono), ten papel y esfero a la mano para mantenerte ocupado haciendo garabatos en lugar de fumar.
  1. Mastica algo
  • Mantén tu boca ocupada para lidiar con el deseo de consumir tabaco. Una opción es el chicle, caramelos duros sin azúcar, zanahorias crudas, apio, frutos secos, semillas de girasol o alimentos crocantes que te satisfagan.
  1. Actividad física
  • La actividad física te puede distraer del deseo de consumir tabaco o reducir la intensidad de dicho deseo.
  • Una sesión breve de actividad física, como subir y bajar corriendo las escaleras un par de veces, puede hacer que el deseo de consumir tabaco baje.
  1. Practica técnicas de relajación
  • El cigarrillo puede haber sido tu forma de lidiar con el estrés. Resistir el deseo de consumir tabaco puede ser estresante. Reduce el estrés practicando técnicas de relajación, como ejercicios de respiración profunda, relajar los músculos, hacer yoga, visualizar, recibir masajes o escuchar música relajante.

Fuente: Centro permanente en prevención y tratamiento de conductas adictivas de Valencia- España- OMS- Revista Panamericana de Salud.

El consumo de tabaco en la mujer está ligado a la aparición temprana de la menopausia y está asociado con la osteoporosis.
Los hombres fumadores tienen un mayor riesgo de llegar a tener impotencia sexual (disfunción eréctil).

¿Cómo saber si soy adicto a las redes sociales?

PROBLEMAS. Las redes sociales pueden crear adicciones que son peligrosas.

En general, todos somos adictos a las redes sociales. El trabajo, la educación, y miles de tareas cotidianas nos obligan a estar pendientes del celular.

La tecnología, bien usada, es un es un recurso útil que multiplica nuestro potencial. Entendiendo esta idea, desde el lado más flexible y realista del término, todos somos adictos en mayor o menor medida. Claro, excepto quienes decidieron no usar teléfonos inteligentes.

Pero si hablamos de dependencia en sentido estricto, aludiendo a una dificultad psicológica incapacitante, los criterios cambian.

Hablamos de adicción o dependencia cuando el uso de la tecnología empieza a interferir en el normal funcionamiento cotidiano de la persona. O cuando recurrir a lo tecnológico suple o compensa una serie de habilidades que, de otro modo, no somos capaces de desarrollar.

Las redes sociales

Mientras que la pantalla cumpla una función adaptativa y enriquezca nuestra interacción con el mundo, es un complemento útil al que damos la bienvenida, pero cuando la comunicación a través de una pantalla desplaza la interacción directa, cuando se convierte en una conducta de huida frente al miedo en cualquier escenario social, cuando sustituye el normal despliegue de habilidades de comunicación e interacción social, entonces ya hablamos de un uso perverso que ciertamente hemos necesitado para paliar otras dificultades mucho más profundas.

Las consecuencias del mal uso de la tecnología y las redes pueden llegar a ser graves e incapacitantes.

Una de las principales y más graves consecuencias, esa a la que se llega en última instancia después de un proceso más o menos largo de deterioro en el que se debilitan los vínculos, se pierden fortalezas, se desentrenan habilidades sociales y estrategias de afrontamiento y se acumulan miedos y limitaciones, es el aislamiento social, hasta el punto de llegar a una situación de práctica exclusión.

Es así, que aumentan los problemas de ansiedad, el desarrollo de fobias de naturaleza social y se desencadenan procesos depresivos, accesos de ira o irritabilidad y desregulación del estado de ánimo.

 

Señales de alarma

Son muchos los indicadores de que podemos estar desarrollando una relación preocupante de dependencia a la tecnología y a las redes sociales. Estos son los más notorios:

Uso excesivo en cuestión de tiempo

La persona permanece conectada una enorme cantidad de tiempo. Se entiende por excesivo todo lo que resulte desproporcionado o implique retirar tiempo y atención a otras actividades cotidianas necesarias, saludables o recomendables.

 

Descuido de áreas de vida significativas

Es decir, desatención de los pilares básicos de nuestra vida como la familia, el trabajo, lo académico, el mundo social y relacional, el cuidado personal.

 

Uso compulsivo

O la necesidad constante, casi constante o invasiva de realizar comprobaciones acerca de notificaciones de juegos, notificaciones de recepción de mensajes, número de ‘likes’ recibidos.

 

Miedo subjetivo, pero genuino experimentado ante la desconexión

Miedo o ansiedad ante la idea de no llevar el celular encima, miedo excesivo a perderse algo de información o una actualización inmediata por no atender a las redes de manera casi constante y sostenida a lo largo del día, pudiendo llegar a la evitación o huida de espacios y lugares en los que no hay posibilidad de conectarse a internet.

 

Comportamientos perjudiciales para uno mismo

Aparición reiterada, no ocasional, de conductas imprudentes, temerarias o negligentes (es más que un descuido de áreas de vida significativas) con tal de ejecutar comprobaciones: peligro al volante, descuido de niños pequeños, incursión en cualquier tipo de riesgo innecesario.

Mujer que padece de esquizofrenia requiere ayuda

Jenny Pineda, una joven oriunda del cantón Atacames busca rehabilitar su camino para obtener una mejor calidad de vida y continuar su meta de prepararse profesionalmente.
La vida para la mujer de 32 años de edad no ha sido fácil, pues el consumo de la denominada planta creepy le desencadenó un problema de adicción y comportamiento a tal magnitud que su madre inicialmente debía encadenarla para evitar que consuma la sustancia o se haga daño. Antes de esa situación Jenny se desempeñaba como bailarina y modelo pero por cuestiones de la vida ahora lucha contra su adicción.

Situación

Fany Pineda, madre de la joven, expresa que desde hace más de dos años su hija padece la problemática. Inicialmente Jenny se mantuvo internada en el hospital del sur de Esmeraldas donde se le detectó esquizofrenia, sin embargo tuvo que salir porque los gastos en medicamentos y demás superaba los 200 dólares, situación que conllevó a la madre a dejar su trabajo en venta de comida y dedicarse por completo al cuidado de su hija desde su hogar, ubicado en el Barrio Nueva Esperanza del cantón Atacames. Desde aquel momento hasta la actualidad la madre se encarga de alimentarla y brindarle atención en colaboración familiar.

Escasos recursos

La familia de la mujer modelo esta conformada por cuatro personas, quienes no cuentan con las facilidades económicas para pagar el tratamiento en un centro de rehabilitación. “Sería una bendición muy grande que mi hija se recupere por completo, tenemos miedo que vuelva a recaer muy duro”, expresa la madre. Hasta el momento ninguna autoridad local se ha ofrecido a ayudarles, solo cuentan con la hermana de Jenny quien la cuida cuando su madre no esta, para evitar que se quede sola y vuelva a consumir.

Testimonio

Por su parte Jenny Pineda, expresa que es consiente de la situación que atraviesa pero actualmente se siente tranquila. Además relata que su mayor propósito es recuperarse, terminar sus estudios de bachillerato y luego empezar una carrera universitaria para convertirse en docente infantil. “Quiero ser maestra en todo el sentido de la palabra, uno puede educarse para educar a sus hijos”, agrega la mujer.
La mujer mantiene la esperanza y fe para curarse completamente y añade que si la vida le permite retomará su pasión por el modelaje y será una profesional que no solo se dedique a enseñar si no que brinde esa colaboración a los niños o jóvenes que más lo necesiten o tengan problemas de adicción.

Apoyo

La señora Fanny finalmente agrega que si algún centro de rehabilitación desean ayudar al caso de su hija pueden contactarse al número 0997810434, cualquier colaboración es de suma importancia para la familia que anhelan ver recuperada completamente a Jenny.

PARA SABER
La mujer es del cantón Atacames y la familia no cuenta con recursos económicos para costear un centro de rehabilitación.

La adicción no es un vicio, es una enfermedad

ATENCIÓN. La adicción no es un vicio, es una enfermedad.

La adicción es una enfermedad mental, a través de la cual, una persona busca un alivio inmediato, a un conflicto que no puede resolver.

Nuestro imaginario colectivo nos lleva a pensar en drogas y alcohol, cuando usamos esta palabra, pero también se puede desarrollar adicciones a actividades, como jugar videojuegos, hacer compras, al trabajo, al sexo, al ejercicio u otras.

El psicólogo Oscar Pérez conversó con La Hora sobre este tema.

Asegura que para que exista una adicción o un consumo problemático de algo, debe darse una afectación en el contexto familiar, laboral, interpersonal e intrapersonal, o sea un desorden en el cotidiano vivir.

No soy enfermo, tengo una enfermedad

Es importante separar la patología de la construcción de la persona.

Es decir, quien tiene una adicción no es enferma ni adicta, sino que tiene una enfermedad.

“La persona no es la enfermedad, así le quitamos el estereotipo que lo único que hace es estigmatizar a la persona. La persona no es, sino tiene la adicción”, dijo el Psicólogo.

No etiquetar

El uso del lenguaje es importante. El proceso terapéutico enmarca que la palabra es la que instaura cosas, como puede curar, puede generar daños.

Usar la palabra adicto o enfermo, etiqueta a la persona y genera un refuerzo negativo que sostiene su comportamiento.

“Al adolescente, si lo tratas como un adicto, en lugar de considerar que tiene una adicción, él se afianza en esa definición y crea su propio autoconcepto”, agregó Pérez.

Cómo identificar

La identificación es considerando el consumo repetitivo o desmedido de alguna sustancia, comportamiento o producto que involucre la afectación en el contexto en el que se desarrolla la persona.

Que te afecte tú día a día.

Reacciones como el insomnio, pérdida de apetito, disminución del manejo de la frustración.

“Antes era sereno ahora soy un fosforito”.

Para encontrar una solución hay que buscar ayuda de un profesional y ser conscientes de la situación.

 

Dos aspectos son importantes:

Por un lado, la parte individual, a veces es preciso que una persona toque fondo para que busque ayuda.

La familia debe buscar ayuda de un profesional y luego será un trabajo compartido entre un terapista ocupacional, nutricionista, psiquiatría. (APQ)

 

Para prevenir el fenómeno adictivo se recomienda:

  • Integrar a la Familia en un ambiente de comunicación, respeto y confianza.
  • Establecer lazos de afecto y convivencia positiva con familiares, grupos de amigos, vecinos, maestros etc.
  • Reconocer a nuestros hijos los logros, habilidades y capacidades personales.
  • Crear el hábito del estudio, lectura y participación en actividades fuera de la escuela.

 

La autoestima de los menores se fortalece:

  • Demostrando interés por sus gustos.
  • Aceptándolos, sin compararlos con nadie.
  • Ayudándolos a obtener confianza en sí mismos, autovalorarse y quererse.
  • Aprovechando el tiempo libre para la convivencia con ellos.
  • Expresándoles cariño y respeto

Fortalecen atención a personas con problemas de adicción

ATENCIÓN. Existen 10 proyectos por el bienestar de grupos prioritarios de la provincia.

ZAMORA. La Prefectura de Zamora Chinchipe, a través de su política pública de atención social, trabaja en 10 proyectos por el bienestar de grupos prioritarios de la provincia; uno de ellos es el ‘Centro de Rehabilitación Cristo Redentor’, que brinda internamiento, terapias y tratamiento gratuito a personas con problemas de consumo de alcohol y drogas.

Este proyecto cuenta con una inversión de 272.000,00, dólares y asistencia de un equipo multidisciplinario con profesionales en: medicina, psicología, trabajo social, enfermería, terapia vivencial y ocupacional. El cupo para este servicio es limitado, solamente 20 usuarios de 18 a 65 años pueden mantenerse internos, esto con el objetivo de individualizar los tratamientos y ofrecer un servicio de calidad.

Adriana Suarez, analista administradora del centro Cristo Redentor, explicó: “El factor principal de nuestro centro es que los usuarios ingresen voluntariamente, trabajamos con el buen trato, es una técnica que nos diferencia de los demás”. La duración del internamiento es de 3 meses, donde se trabaja en 3 etapas del tratamiento: adaptación, identificación y reinserción; luego de ello, los usuarios pueden acceder a terapias de seguimiento, incluso luego de haber finalizado el programa.

Adicción al celular, cómo lidiar con este problema

ADICCIÓN. La mayoría de las personas ven su celular hasta 100 veces al día.

¿No sales de casa sin el cargador del teléfono? ¿Puedes detener lo que sea que estés haciendo, por mirar una notificación? ¿Te levantas a la madrugada si te llega un whatsapp?

Si respondiste que sí, probablemente tengas una adicción al celular. Miles de personas dependemos del móvil más de lo que creemos y reconocemos.

La dependencia al celular se denomina nomofobia (un término que proviene del anglicismo ‘no mobile phone phobia’) y que se refiere a la ansiedad o miedo irracional a quedarse sin acceso al teléfono.

 

Detalles

No está considerada como una enfermedad o trastorno psicológico, pero la adicción al celular nos puede causar graves problemas en la vida diaria, en el trabajo y en las relaciones con las personas que nos rodean.

Estudios, realizados por empresas de marketing y aplicaciones muestran que, consultamos nuestro teléfono más de 100 veces al día.

Aquí te damos unas ideas para frenar la adicción al móvil.

 

No te engañes

Quizá eras de esas personas que creen que el problema no lo tienes tú, sino los otros.

En ese caso, quizás te convenga primero asegurarte que lo que piensas coincide con la realidad y ver si, en verdad, estás libre de la adicción al teléfono.

 

 

Señales de que puedes ser adicto al celular

  • El móvil tiene que estar siempre cerca de ti.
  • Lo miras constantemente.
  • Miras el móvil nada más despertarte y cuando te acuestas.
  • La batería no te dura ni un día.
  • Llevas el móvil contigo a todas las partes.
  • Sientes que el móvil tiembla constantemente en tu bolsillo.
  • Comes con tu teléfono.
  • Retrasas tareas porque estás con el móvil.

 

Desactivar notificaciones

La adicción al celular, se da porque cada vez que escuchamos una notificación, no podemos evitar mirar. Se genera una obsesión por saber qué es lo que acaba de llegar.

Es recomendable que apagues todos los sonidos y vibraciones, o al menos  las menos importantes  como la redes sociales o la apps de juegos.

 

Pantalla en gris

Muchas veces miramos el celular porque tenemos el reflejo de que hemos recibido un nuevo mensaje o notificación, pero lo cierto es que los colores brillantes y el reflejo de la pantalla dan esta falsa ilusión.

 Por esto es recomendable que para controlar la adicción al celular configures la pantalla a escalas de grises. Está demostrado que ayuda a prescindir del celular por mucho más tiempo.

 

TOME NOTA 
Los hábitos no pueden cambiarse de un día para otro, por eso se requiere 
de toda tu fuerza de voluntad y mucho autocontrol para dejar de depender 
del celular y empezar a usarlo de manera responsable.

 

Modo avión a dormir

Otra de las grandes preocupaciones alrededor del uso del teléfono es que dificulta el descanso en las noches. Normalmente las personas suelen ver su celular antes y después de dormir, e incluso algunas se despiertan en la mitad de la noche y revisan sus notificaciones.

Por esto, se recomienda dejar el celular en otro espacio por lo menos una hora antes de dormir, y además dejarlo en silencio o en modo avión, pues evitará sonidos que lo despierten en la noche.

 

 

Usa un reloj clásico para ver la hora

Parece exagerado, pero el simple hecho de revisar la hora, lleva en la mayoría de las veces, a que termines gastando hasta 10 minutos más de lo planeado en el celular.

Para controlar la adicción al teléfono,  te sugerimos usar reloj de pulsera y despertador, para que estas tareas sean autónomas del celular.

Entre otros consejos, te recomendamos tener hobbies que te alejen de la obsesión, que abran espacios para evitar el celular. Por ejemplo jugar algún deporte, pintar, leer, o hacer ejercicio.

 

Nomofobia, qué provoca

Es el miedo irracional a salir de casa sin el móvil. Afecta a personas que pasan conectadas las 24 horas del día y son incapaces de ir a ningún lugar sin su dispositivo electrónico.

Los adolescentes son más vulnerables a padecerla, pero cada vez es más frecuente encontrar esta patología en todos los rangos de edad.

La nomofobia, además de una dependencia irracional, causa muchos problemas a quienes la padecen:

  • Ansiedad cuando no se dispone del móvil o de conexión a Internet.
  • Taquicardias.
  • Produce pensamientos obsesivos.
  • Dolores de cabeza y estómago.
  • Dificultad para relacionarse con otras personas.

Adicción a los videojuegos, una enfermedad mental

ADICCIÓN. Según la OMS, el consumo indebido de videojuegos origina desórdenes mentales.

Los gamers desatienden sus actividades académicas, laborares y familiares; incluso, puede originarles la muerte.

Un videojuego es un entorno interactivo orientado al entretenimiento. A través de ciertos mandos o controles, permite simular experiencias en la pantalla de un televisor, computadora u otro dispositivo digital. Son cada vez más populares entre la población joven, sin embargo, con la pandemia de la COVID-19, su consumo también incrementó en adultos. Desde que empezaron a expandirse a principios de la década de los 70, los videojuegos han evolucionado de tal manera que están al alcance de todos.

El uso compulsivo de estas aplicaciones ha generado adicción social, donde el individuo es incapaz de controlarse. Su único fin es jugar irremediablemente durante muchas horas, sin importar las actividades académicas, familiares, laborales. Frente a este panorama, expertos califican al consumo irresponsable de videojuegos como una droga que ataca principalmente a la psicología humana.

En la mayoría de los casos, el gamer (como se conoce a un jugador), no reconoce su adicción, ya que este ámbito se ha ‘profesionalizado’ alrededor del mundo, con la creación de campeonatos inspirados en determinados videojuegos. Según la herramienta digital Clupik, algunos de los campeonatos más importantes a nivel global son: Campeonato mundial de League of Legends, Copa Mundial de Fornite, PUBG Campeonato Mundial y Call of Duty World League.

PROFESIONAL. Gabriela Romero, psicóloga general.

Enfermedad mental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el pasado 11 de febrero de 2022 la nueva lista de enfermedades reconocidas por el organismo, y por primera vez incluyó a la adicción a los videojuegos en el apartado de desórdenes mentales.

La undécima Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS (ICD-11), que es utilizada por los profesionales de la salud para estandarizar su labor, codifica 1,6 millones de casos clínicos, y es la primera revisión de la lista en 30 años, por lo que la anterior pertenece a un tiempo en el que este trastorno apenas existía.

La OMS busca con esta inclusión mejorar las estadísticas sobre adicción a los videojuegos en el planeta, puesto que antes de esta estandarización, los estudios han ofrecido cifras enormemente variables sobre la prevalencia de este trastorno, que oscilan desde el 1 % de la población hasta incluso el 50 % (en Asia).

Según señaló el pasado año el jefe del equipo de la OMS que recopiló la lista, Robert Jakob, signos como no poder parar de jugar en internet o con una consola, desatender las amistades o el trabajo a causa de ello, en periodos superiores a un año, pueden ser síntomas de esta adicción.

La inclusión de este trastorno por parte de la OMS no estuvo exenta de polémica, y la industria de los videojuegos protestó contra ello, argumentando que no había bases sólidas para considerar esta adicción como una enfermedad mental (EFE).

Gabriela Romero, especialista en Orientación y Educación Familiar, manifiesta que la adicción se produce porque el cerebro humano busca alivio y relajación mediante el consumo excesivo de determinados productos o sustancias. Esto origina conflictos personales que afectan al responsable y a su familia, principalmente.

En entrevista con diario La Hora, explica que el acceso a videojuegos y a otras aplicaciones digitales creció durante la pandemia, puesto que la población sintió mayor necesidad de conectarse con el resto del mundo.

¿Cómo prevenir?

Es importante que los padres sean muy perceptivos con el comportamiento de sus hijos. Se debe controlar el acceso a ciertas aplicaciones y videojuegos que no son permitidos para un menor de edad, además, es necesario establecer horarios para cumplir con las actividades cotidianas, incluidas las de entretenimiento.

CONTROL. Es importante que los padres controlen los horarios y tipo de videojuegos que consumen sus hijos.

Así como hay videojuegos dañinos, también hay aquellos que han sido desarrollados para el consumo familiar. Considero que podemos sacar provecho a estos entornos interactivos, siempre y cuando seamos responsables con lo que vemos.

Para prevenir, también se puede impedir que los jóvenes compren nuevos juegos hasta que se aburran de los que tienen. De igual manera, se debe fomentar otras actividades como salir a caminar, leer, preparar recetas.

¿Pueden adoptar comportamientos que los conduzcan al suicidio?

Efectivamente. Además de tener dificultad para relacionarse con la familia y amigos, también pueden sufrir cuadros de depresión y ansiedad. Al sentir estas emociones, puede que los gamers adictos tengan ideas suicidas.

La información que llega a su cerebro influye en la forma de percibir la realidad, y por consecuente, en la toma de decisiones. Los videojuegos con temáticas violentas pueden influir en su comportamiento y volverlos agresivos, incluso, hay casos reales de jóvenes que han cometido graves errores, impulsados por este factor.

 

TOME NOTA

LA OMS también incluye a los juegos de azar como una adicción.

EL DATO

Las personas adictas dedican cuatro horas diarias o más a los videojuegos.

EXTRACTO

“En los hogares se debe tener bastante cuidado con el tipo de información que reciben los chicos mediante aparatos electrónicos” – Gabriela Romero

 

PIES DE FOTO

CONTROL. Es importante que los padres controlen los horarios y tipo de videojuegos que consumen sus hijos.

Un solo centro de tratamiento de adicciones funciona en la zona 3

HECHO. La Policía, Fiscalía, Access, son los encargados de cerrar estos sitios, una vez que se comprueba que no cumplen con los requisitos establecidos para su legal funcionamiento.

Lidiar con una adicción, consiste en una lucha constante entre la ansiedad y las ganas de salir de la dependencia.

“Es difícil estar en la calle y no pensar en qué momento se quebranta mi promesa y voy a volverlo a hacer. Hace cuatro años empecé a consumir sustancias. Quise dejarlo a mediados de la pandemia, cuando mi papá casi muere por covid”, dice Luis.

Comenta que le hizo esa promesa a su padre, por eso acudió a un centro de salud, donde le brindaron atención y le direccionaron al Departamento Psicológico, va casi a todas las sesiones de terapia.

“Siempre creí que lo que realmente necesitaba era internarme para limpiarme bien. Pero me dijeron que no podían pasarme a tercera fase (internamiento) porque hay personas en peor estado que yo, y que debía mantenerme con las terapias. Eso es lo más duro”, añadió.

Este no es el único caso que se registra en la ciudad. Marcia asegura que su hijo inició en el mundo de las drogas cuando era adolescente, actualmente tiene 21 años, “las malas amistades”, serían para la mujer, la principal causa de su adicción.

Ese no es el mayor de los males. Ella sostiene que, poco antes de la pandemia, también acudió a un Centro de Salud, para que su hijo reciba atención oportuna a su adicción.

 

TOME NOTA
En la zona 3 únicamente existe un Cetad del Estado y tiene capacidad para 100 pacientes.

 

“Nos dijeron que era un proceso. Cuando lo valoraron él no tenía tanto el vicio, nos dieron citas con la psicóloga. A las primeras si fuimos, pero como yo trabajo pensé que él iría por su cuenta y no volvió. Ahí fue que empeoró. Yo pensé que le iban a internar directo, pero, no fue así”, dijo.

En ambos casos, los recursos económicos son un inconveniente, que no permite que estas personas accedan a clínicas privadas en donde sí podrían internarse.

“Con qué plata voy a poder atenderle a mi hijo, a mí no me alcanza, además, dicen que ahí les tratan mal”, mencionó Marcia.

CIFRA: 2 CENTROS lograron obtener su licenciamiento 
este año, uno es para mujeres y otro para hombres.

 

Clínicas clandestinas

Desde la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Preparada (Access) Jimena Tahaglla, encargada de la entidad, explica sobre los controles que se desarrollan en torno a las clínicas que intentan prestar servicios de rehabilitación.

Su misión es asegurarse de que estos establecimientos cuenten con todos los requerimientos de ley sobre todo con un trato ético a los pacientes.

“En lo que va de este año hemos clausurado tres clínicas que no cumplían con los permisos de funcionamiento. Nos encargamos de vigilar que no se vulneren los derechos de los pacientes. El ingreso de ellos debe ser voluntario”, indicó.

La especialista agrega que en Tungurahua existen tres centros de rehabilitación privados, que cumplen con todo lo necesario para brindar este servicio de atención.

Sostiene que se receptan formularios para quienes intentan establecer estos centros, sin embargo, el proceso incluye capacitaciones que son dadas de forma gratuita desde el Acces, además de las visitas a las instalaciones, y la evaluación a los profesionales que prestarían la atención.

Este último punto es uno de los pilares más importantes a considerar, por el tipo de personas que se tratarán, y la delicadeza de cada caso.

“En el sector público, a nivel zona 3, existe un Centros Especializados en Tratamiento a Personas con Consumo Problemático de Alcohol y Otras Drogas (Cetad) estatal, que se encuentra ubicado en el Puyo. Allí al momento se atienden a cerca de 50 personas, todos hombres, entre adultos y menores de edad. La capacidad del sitio es para cerca de 100 personas”, manifestó.

EL DATO
De los cuatro centros privados intervenidos en este 2021, por 
la Acces, tres fueron cerrados y uno aún se mantienen en vigilancia.

 

Operativos continuarán

Los controles para evitar que existan clínicas que no ofrezcan un tratamiento integral, no cumplan con los permisos de funcionamiento, o se registren actos de violencia contra los pacientes, serán cerradas.

“Hemos encontrado casos donde secuestraban a los pacientes para obligarlos a ir. Conocimos de sitios donde les encadenaban, les privaban de alimento, y demás vulneraciones, por lo que estos sitios fueron clausurados”, finalizó. (MAG)

Facebook niega que cree altos niveles de adicción

La red social niega que su uso resulte dañino para los usuarios.

La red social asegura que el reportaje de The Wall Street Journal tergiversa el sentido de los informes internos que el diario hizo públicos.

MADRID. Facebook ha rebatido una investigación de The Wall Street Journal y ha negado que 360 millones de usuarios tengan adicción a la plataforma. Además, señala que adicción no equivale a uso problemático y destaca sus medidas recientes para evitar estos usos nocivos.

La red social ha publicado un comunicado en el que aclara cuál era el enfoque de su último informe, en el que se estudiaban los «usos problemáticos» de su uso, con el fin de reprender a The Wall Street Journal por un artículo publicado en el que acusa a la compañía de promover la adicción al Internet.

Según esta publicación, uno de cada ocho usuarios registrados en Facebook asegura que el uso compulsivo de las redes sociales repercute en su sueño, su trabajo o sus relaciones sociales.

Este dato, entre otras revelaciones, como que el 12,5% de los usuarios (alrededor de 360 millones de personas) habían desarrollado esta adicción, formaba parte de documentos internos a los que tuvo acceso ese medio, que fueron proporcionados por la extrabajadora Frances Haugen.

Ante ello, Facebook acusa a The Wall Street Journal de tergiversar la información. (EUROPAPRESS)