Secciones   /   Policial

Cuerpo de turista ahogado apareció en playa de Muisne

AGO, 18, 2019 |

TRAGEDIA. Ángel Clemente Carabalí Palacios, de 44 años, desapareció la tarde del último jueves en la Bocana de Bunche, y ayer fue encontrado sin vida en la playa de Muisne.
TRASLADO. El cuerpo del turista que se ahogó en la Bocana de Bunche fue trasladado hasta el Centro Forense de Esmeraldas.

Desde la tarde del jueves había desaparecido mientras nadaba en las aguas de la Bocana de Bunche.

El cuerpo sin vida de Ángel Clemente Carabalí Palacios, de 44 años, fue encontrado la mañana de ayer sábado, por bañistas que reportaron su aparición a la altura de las propiedades de René Rhor y Marcos Velasco, en la playa de la isla de Muisne.

El occiso, contó su esposa al jefe político del cantón Muisne, Fabricio Guerrero, llegó la tarde del último jueves desde Quito hasta la playa de Bunche para disfrutar de sus vacaciones.

La desaparición del turista, se habría dado mientras nadaba en las aguas de la Bocana de Bunche, parroquia Cabo San Francisco del cantón Muisne, logrando cruzar el río hacia ‘las positas’, pero el fuerte oleaje y posible calambre en una de sus extremidades inferiores, impidieron su retorno a la orilla.

Bomberos y el Grupo de Operaciones Especiales (GOE), activaron las tareas de rescate durante la tarde del mismo jueves y posterior día siguiente, sin tener resultados positivos.

Boca abajo

De acuerdo con los sargentos de Policía, Ernesto Garcés y Emanuel Mosquera, a las 05:45 un bañista llegó hasta la Unidad de Policía Comunitaria de la localidad, reportando el cuerpo de una persona sin vida en la orilla de la playa de Muisne.

Por lo que inmediatamente se protegió la escena, luego el fiscal realizó el levantamiento del cadáver, trasladándolo hasta el Centro Forense de Esmeraldas, donde se le realizaron los trámites correspondientes.

Una vez que el cuerpo de Ángel Clemente Carabalí Palacios, fuera retirado por los familiares, sus restos fueron movilizados hasta el recinto Same, de la parroquia Tonchigüe, en casa de su hermana Liliana Carabalí, frente a la entrada al Complejo Habitacional Casablanca.

Por unas dos horas, se levantó una capilla ardiente, y luego fue movilizado hasta la ciudad de Quito, donde residía, para continuar con su velatorio y posterior sepelio.