Otra vez la misma historia

JUL, 20, 2019 | 00:10 - Por CARLOS FREILE

Carlos Freile

En 1895 un pequeño grupo cambió de manera radical al estado ecuatoriano, lo hizo con ayuda militar y monetaria extranjera; como la inmensa mayoría de nuestro pueblo no estaba de acuerdo con varios aspectos fundamentales  de la reforma, la impuso a sangre y fuego, con muertos, heridos, torturados, perseguidos, desterrados…. Así, una fracción minoritaria impuso una forma anómala de laicismo a toda la sociedad. 

Ya con el poder en las manos, al cual nunca llegaron por medios democráticos, modificaron la educación y poco a poco condujeron a los ecuatorianos en la dirección escogida por ellos: los sabios, los conocedores, los dueños de la verdad, los actualizados y acordes con las tendencias del mundo, porque siempre siguieron como ovejas las tendencias de las potencias hegemónicas, en una acción trágica de colonialismo voluntario, pues para ellos lo de afuera era siempre superior.

Acaba de suceder exactamente lo mismo hace pocos días: los herederos de esos viejos cuatro gatos revolucionarios han cambiado la faz de nuestra realidad sin respetar para nada el sentir y la opinión de las grandes mayorías; ellos y quienes les defienden, tienen también el apoyo externo, están convencidos de avanzar hacia el único futuro posible, el de los iluminados líderes poseedores del bien y del mal, por ello se sienten superiores y se ofenden si alguien expresa desacuerdos: quienes se oponen a sus iniciativas (modernas y nacidas en el seno de las sociedades más avanzadas) no tienen ningún derecho a hablar, aunque conformen la inmensa mayoría de la población. En esta campaña ya no hay muertos ni torturados, pero sí desprestigios, falsificaciones, censuras… 

Los nuevos conductores de la Historia no renuncian a los absurdos más evidentes y los esconden con juegos inverosímiles de palabras pseudojurídicas y pseudocientíficas. Un ejemplo, la Constitución (mala) afirma que A = B + C; ellos, orondos, sostienen que cambiar a A = B + B es lo constitucional ¿quién lo entiende? (No importa la identidad de A, B y C, puede variar conforme las necesidades. Al tiempo).


cfreile@usfq.edu.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

cfreile@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Por fin se fueron

| Tardó bastante desenredar el ovillo de mentiras y tomar contundentes decisiones para llamar a juicio político al cuarteto que con facilidad se enquistó por poco tiempo en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

¿Gato encerrado?

| Suena muy sospechosa la actual, cierta pero demasiado vehemente declaración de personeros del Gobierno, acerca de su preocupación por la tremenda contaminación ambiental ...

No vale una política de parches

00:06 | | Justo cuando se hacía un balance de los decretos aplicados para sanear del Sistema Penitenciario, fugaron tres reos del Centro de Detención Provisional, ubicado al norte de la capital.

Agosto histórico

00:04 | | Este mes entraña rememoraciones de hondo contenido cívico, para que se siga consolidando el sentido patriótico y orgullo de pertenencia.

La vida, una continua agonía

00:02 | | Agonía es lucha. Hoy queremos salir en el Ecuador de la crisis económica. Lo cierto es que el futuro se hace hoy. Platón dice que “tiempo es imagen de lo eterno”, por tanto -según Borges- “el futuro es el alma hacia el porvenir”.