¿Salimos de la pobreza?

JUL, 18, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero Peñafiel

Según el último informe presentado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en Ecuador, la pobreza se ubicó en el 23,2% en diciembre de 2018; 1,7 puntos más que en el 2017. 

El país sigue a la espera de la implementación de políticas socioeconómicas que mejoren las condiciones de vida de sus habitantes, se destierre la corrupción, la discriminación y la exclusión. Las instituciones públicas juegan un papel predominante cuando se apliquen planes, programas y proyectos que resuelvan la situación de vulnerabilidad de los más necesitados. Hay que considerar que el extractivismo primario destruye y confunde a la población; el cambio climático provoca sequías, inundaciones, deslaves, destrucción de viviendas, carreteras y sembríos, agravando los problemas nacionales.

El sector empresarial se ve restringido para comprometerse con más plazas de trabajo y el sector público sufre las consecuencias del incremento innecesario de la burocracia que ha endeudado al país hasta las futuras generaciones. El cambio tecnológico y la reestructuración de las empresas en el sector industrial son entre otras, las causas para la disminución de nuevas fuentes de empleo.

El Ecuador, al igual que otros países, sufre las consecuencias de la migración de sus habitantes, que se ven obligados a salir del país para enviar remesas a sus familias; al mismo tiempo, recibe miles de personas que huyen de la dictadura, el narcotráfico y la extrema pobreza. La desintegración familiar, la ausencia de quien tiene la responsabilidad de la estabilidad económica y emocional de la familia, destruye la calidad de vida de la población para dar paso a la mendicidad, la indigencia, la desnutrición y el abandono que afecta a niños, jóvenes y adultos sin excepción.

Los valores éticos y morales van desapareciendo; los índices de delincuencia, robos, asaltos y asesinatos van en aumento; la inseguridad ciudadana y la violencia familiar impiden la convivencia racional y civilizada de la gente. La falta de recursos para satisfacer las necesidades básicas es una realidad que observamos todos los días.


rcontero@gmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

rcontero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Por fin se fueron

| Tardó bastante desenredar el ovillo de mentiras y tomar contundentes decisiones para llamar a juicio político al cuarteto que con facilidad se enquistó por poco tiempo en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

¿Gato encerrado?

| Suena muy sospechosa la actual, cierta pero demasiado vehemente declaración de personeros del Gobierno, acerca de su preocupación por la tremenda contaminación ambiental ...

No vale una política de parches

00:06 | | Justo cuando se hacía un balance de los decretos aplicados para sanear del Sistema Penitenciario, fugaron tres reos del Centro de Detención Provisional, ubicado al norte de la capital.

Agosto histórico

00:04 | | Este mes entraña rememoraciones de hondo contenido cívico, para que se siga consolidando el sentido patriótico y orgullo de pertenencia.

La vida, una continua agonía

00:02 | | Agonía es lucha. Hoy queremos salir en el Ecuador de la crisis económica. Lo cierto es que el futuro se hace hoy. Platón dice que “tiempo es imagen de lo eterno”, por tanto -según Borges- “el futuro es el alma hacia el porvenir”.