Sin candidato

MAR, 20, 2019 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Marquez Soares

La historia de la humanidad constituye un doloroso, pero efectivo proceso de aprendizaje. Con las bondades del progreso, viene también la dificultad para entender las insensateces del pasado. A los seres humanos del futuro les resultarán incomprensibles muchas cosas que hoy nos parecen normales e inevitables, de la misma manera que a nosotros muchas instituciones y comportamientos del pasado nos parecen aberrantes. 

La esclavitud, la propensión a la violencia, la resistencia a la ciencia o la discriminación abierta son algunos de los elementos de un pasado no tan lejano que hoy se nos hacen injustificables e inconcebibles. Si de adivinar se trata, lo más probable es que dentro de unos siglos el sistema contemporáneo de gobierno y elección de autoridades resultará risible y los humanos del futuro no conseguirán entender cómo fue que todos terminamos aceptando vivir así. 

¿Cómo explicaremos que nos veíamos obligados a votar por personas a las que no conocíamos, aun sabiendo que había todo un sistema encargado de vendernos científicamente una imagen falsa de ellos? ¿Diremos que sabíamos que estábamos  eligiendo funcionarios prácticamente incompetentes al respecto de la mayoría de los temas sobre los que tenían que tomar decisiones? ¿Estamos conscientes de cómo nos mirarán cuando expliquemos que en nuestro sistema uno tenía la obligación de votar, pero no la obligación de candidatizarse, por solo vanidosos, codiciosos y oportunistas se presentaban como candidatos? ¿Y cuando contemos que todos teníamos claros los problemas de nuestro país y del futuro, que incluso teníamos una idea de las soluciones necesarias, pero no hicimos nada porque el sistema no nos lo permitía? ¿Reconoceremos que llegamos a vivir bajo una burocracia y un legalismo que, de tan descomunales, se vovieron ingobernables? ¿Admitiremos que aceptamos resignadamente que todo voto, sin importar de parte de quién, valía lo mismo? Y que aceptamos vivir así pese a contar con el tiempo, el dinero y la tecnología de esta próspera época de la civilización. Solo porque nos creímos el cuento de que no había otra manera. 

Por eso, no está mal no tener candidato para este domingo. Uno siempre sabe, dentro de sí, cuando algo huele mal y está bien no querer jugar. 


dmarquez@lahora.com.ec

COMENTA CON EL AUTOR

dmarquez@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Ha partido un grande

| Ha emprendido el viaje sin retomo un amigo muy querido de todos, Alfredo Estupiñán Ortiz, deportista de alto nivel, profesional de la ingeniería eléctrica.

Salgamos del estancamiento

| Esmeraldas se ha quedado en el tiempo, no tanto como una aldea, pero sí rezagada, entre los ofrecimientos y las luchas politiqueras.

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS