Las narconovelas sí son malas

FEB, 21, 2019 | 00:05 - Por ROSALIA ARTEAGA

Rosalía Arteaga Serrano

Luego de la publicación, hace un par de semanas, de un artículo titulado “Guerra a las narco-novelas”, recibí una serie de mensajes de personas de diferentes sectores del país, lo que me dio a entender de que no soy yo sola a quien le preocupa este delicado asunto. 

Me manifestaban su coincidencia con mis apreciaciones sobre la exposición de las personas a las dosis de violencia y apología del delito y de los delincuentes a las que están sometidas las personas, pero especialmente niños y jóvenes.

En todas ellas se me alienta a seguir adelante en una lucha que no es estéril, en contra de la proliferación de este tipo de novelas en la televisión ecuatoriana.

Además, me he sentido en la necesidad imperiosa de documentar este parecer y en ello me encuentro. 

Explorando lo ocurrido en otros países encontramos estudios hechos, sobre todo en el vecino país de Colombia, donde se producen muchos de los capítulos de la televisión que aludimos. De igual manera con lo que ocurre en México; en ambos países en los que parecería que la violencia hace parte del diario convivir de sus pobladores.

En estos estudios se establece una directa correlación entre las narconovelas y el aumento de la violencia en los consumidores de estos productos televisivos, en niños que tienen como modelos a seguir a los narcotraficantes Pablo Escobar, “Chapo” Guzmán o a la Reina del Sur, por  solo citar unos pocos de los más notables en este desafortunado quehacer.

Queremos más información. Juntos, mis lectores y yo, podemos explorar algunas páginas web al respecto. Buscamos hacer causa común y obtener el respaldo que permita hacer conciencia en el mayor número posible de conciudadanos, para que la televisión ecuatoriana esté libre de tan dañinas narconovelas.


rosaliaa@uio.telconet.net

COMENTA CON EL AUTOR

rosaliaa@uio.telconet.net

Más Noticias De Opinión

Que los juzguen

| Julio César Trujillo ya no está físicamente con nosotros, ahora habitará eternamente en el olimpo destinado a los héroes, para contrariedad de sus infames detractores...

Un gran reto por cumplir

| Roberta y Lucía, dos mujeres en pos un gran reto por cumplir por y para Esmeraldas.

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS