¿Quién gana con el descalabro?

FEB, 17, 2019 | 00:10 - Por Ugo Stornaiolo

Ugo Stornaiolo

Que el Gobierno ha perdido toda credibilidad al cumplir un año y nueve meses de gestión, es una verdad inocultable. Que la Presidencia de Lenín Moreno debe mucho y ha hecho poco, también. Encuestas serias, como la de Cedatos, señalan que debe haber puesto a trabajar a más de un asesor en Carondelet. El 70% de ecuatorianos está preocupado por el país. En mayo de 2017 (al inicio del Gobierno), era de 43,6%. En agosto de 2017 la aprobación de la gestión de Moreno era del 77%. Hoy la desaprobación al mandatario es de 60%. 

¿Qué mismo es el gobierno de Moreno? Una mezcolanza de ex revolucionarios, empresarios de derecha, gente que bailó con el correísmo (los de Ruptura de los 25) y otros que no niegan sus vínculos, justificando que “Correa era una cosa al principio y después cambió”. 

Es un gobierno que nació del desastre de Alianza PAIS que, desde entonces, dejó de ser una agrupación orgánica. Muchos desencantados se han alineado a grupos políticos electoreros y otros, los más recalcitrantes, optaron por RC lista 5, partido del hoy preso Iván Espinel y que acoge a personas con rabo de paja, que fueron beneficiarios de la “década del terror”.

Con los decretos 660 y 662 el régimen quiso recomponer las fichas, asignando funciones al vicepresidente y organizando gabinetes estratégicos para manejar áreas específicas. El resto, muchas ofertas incumplidas y solo algunos proyectos, que se presentan los lunes de noche.

Y mientras “el gobierno de todos” da palos de ciego, los correístas atacan y se regodean con cada paso en falso. Hablan de que, con el Decreto 660, quedó sin funciones el mandatario, señalando que hay un vacío de poder, subsanable con la convocatoria a elecciones presidenciales. 

Si, como quieren los correístas, el Consejo de Participación Ciudadana escogido en las urnas, favorece a candidatos afines al ex presidente, no solo cubrirá las espaldas de los grandes negociados y corrupción de la década anterior, sino que podrá hacer y deshacer en las funciones del estado y con los nombramientos de autoridades de control y de fiscalización. ¿Quién gana con el descalabro?

ugostornaiolopimentel@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

webmaster@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La educación, un imperativo categórico

| Sin duda alguna, para que las personas actúen eficientemente en la vida social, deben tener un grado determinado de educación, que permita desarrollar sus aptitudes, que marquen el florecimiento de una personalidad positiva y vivencia digna, dentro de una sociedad direccionada hacia un horizonte de justicia, como soporte moral.

Votemos por quienes valgan algo

| El 24 del presente, los ecuatorianos iremos a las urnas para elegir prefectos, alcaldes, concejales, autoridades parroquiales y consejeros de Participación  Ciudadana.

A pensar con detenimiento

00:15 | | A partir de hoy nos corresponde a cada uno de los ecuatorianos, mujeres y hombres, reflexionar sobre la validez de las continuidades políticas, sociales y simbólicas heredadas.

Acoso laboral

00:10 | | El comportamiento laboral de algunas personas es un problema muy complejo que ha permanecido oculto en el tiempo y pocos se atreven a denunciarlo.

Difunto Unasur, ¿bienvenido Prosur?

00:05 | | Desde un inicio manifesté, sin importar quienes fueran los autores o gestores de la iniciativa, que crear un organismo regional teniendo como capital a Quito era una buena iniciativa.