Militares destruyen explosivo

ARTEFACTOS. El polígono de tiro del Bimot No.13 ‘Esmeraldas’ fue el lugar donde se destruyó el material pirotécnico.

La deflagración del material explosivo decomisado durante operativos interinstitucionales, se desarrolló ayer martes 23 de marzo en el área del polígono de tiro del Batallón de Infantería Motorizada No.13 Esmeraldas  (Bimot), con la presencia del Jefe del estado mayor del grupo operacional Esmeraldas, Fiscalía, Cuerpo de Bomberos y explosivistas del Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Bajo medidas de seguridad y con las señaléticas preventivas, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas asentado en Esmeraldas, destruyó  435 kg material de explosivos, que fueron incautados en los controles de las festividades de Navidad y fin de año de 2019 con 268kg y en el año 2020 con 175 kg de material pirotécnico.

Diego Garzón Ayala, jefe del estado mayor del grupo operacional Esmeraldas, informó que “una vez asegurada la escena, desde una distancia moderada se toman las medidas de seguridad para la colocación del material pirotécnico como: cohetes, estrellas, tumbacasas, silbadores, camaretas, pólvora y otros artefactos de riesgo que son agrupados para la destrucción”.

Incautación

El capitán de Infantería, Santiago Reinoso, explicó que el material explosivo se lo decomisó en conjunto con el Cuerpo de Bomberos, Comisaria Municipal, Policía Nacional y el personal de Fuerzas Armadas. Este producto se incauta cuando las personas no poseen los permisos respectivos y  venden en la vía pública, los cuales son lugares no son autorizados por los organismos de control.

Agrega que, esta actividad se la realiza una vez al año, el primer paso es desensibilizar el material, es decir; quitar la envoltura de plástico o cartón.

Después colocarlo en combustible y se lo deja reposar un tiempo no inferior a una hora. Posteriormente se lo ubica en un hueco para la deflagración o incendio.

Controles

Las Fuerzas Armadas realizan permanentes operativos antidelincuenciales en diferentes sectores de la provincia. Según los uniformados de esta institución, los controles están orientados a la revisión de armas, municiones y personas sospechosas o con antecedentes penales.

Además, detallaron que el propósito de los controles es garantizar la seguridad ciudadana, pues se ejecutan de forma sorpresiva en lugares y horarios estratégicos con el fin de prevenir actos delictivos. (MFC)