domingo, noviembre 28, 2021
Esmeraldas Chocolate, emprendimiento para exportar

Chocolate, emprendimiento para exportar

El producto ya se comercializa en las provincias Guayas y Pichincha; además, trabajan con una Asociación del Río Cayapas y también exponen el chocolate en ferias gastronómicas que se organizan a nivel provincial y nacional.

El olor tropical y exquisito del cacao fino de aroma despierta los sentidos de todos quienes visitan la Asociación de Mujeres Afroecuatorianas de Timbiré, del cantón Eloy Alfaro, quienes desde hace 12 meses cosechan y procesan el grano, convirtiéndolo en un delicioso chocolate.

Esta actividad microempresarial se unifica con varias actividades que desarrollan 30 mujeres emprendedoras. Para trabajar en esta aventura, primero se obtiene la materia prima de las fincas de las integrantes de la Asociación.

Yirabel Caicedo Valdez, miembro de la Asociación, explicó que, al recibir el producto, se inicia con el proceso de fermentado y secado, para pasar a la fábrica donde se seleccionan las semillas limpias, pasan a las tostadoras, el grado de tueste confiere al cacao el aroma y el sabor característicos del Chocolate, a la vez que facilita el proceso de descascarillado en el que se separa, definitivamente, la piel del grano. El cacao depurado es triturado hasta obtener pequeños trocitos denominados nibs (son trozos diminutos de cacao).

Procesamiento, refinado

La molienda convierte los nibs en una finísima pasta o licor de cacao de la que se extrae parte de la acidez que contiene el producto. Durante el proceso, se une este licor a la manteca de cacao, azúcar y derivados lácteos. La mezcla se procesa mediante las refinadoras para convertirla en un polvo muy fino.

Apoyo de la Prefectura

 La Prefectura de Esmeraldas realizó el relleno y cerramiento del terreno, también construyó un pozo de aguas profundas; igualmente, se está trabajando con otro grupo de mujeres en diversas actividades como por ejemplo al invernadero que la Prefectura de Esmeraldas construyó, se suma a este apoyo un vivero, donde se siembran y cultivan plantas medicinales.

Hace 14 años, las mujeres empezaron el proyecto como organización para la distribución de algunos productos artesanales, y hace 2 la Fundación Maquita, les apoya en la construcción de la fábrica y las herramientas del procesamiento del cacao para convertirlo en chocolate.
Artículo anteriorLa palabra y los hechos
Artículo siguienteWolbachia contra dengue

Noticias relacionadas

La Hora TV