martes, abril 20, 2021

Editorial Columnistas Regionales ¿Es Brasil un peligro para la región?

¿Es Brasil un peligro para la región?

Lo que está pasando en Brasil al respecto del tema de la Covid-19 es alarmante. Y no solo se trata del hecho de que como persona nos sintamos compungidos por las alarmantes cifras de infectados y de muertos, 3000 diarios, sino también porque si ellos no logran detener el avance del coronavirus con sus variantes, ese problema se puede convertir potencialmente en una amenaza para toda la región sudamericana que podría exponenciarse a escala global.

Las vacunas actuales fueron elaboradas con el objetivo de neutralizar a la cepa inicial del virus causante de la Covid-19, el SARS COV-2. Sin embargo nueva variantes del virus, mutaciones siendo más específico, han salido y los datos actuales sugieren que son más contagiosas siendo desconocida su letalidad, pero si asumimos que son más fáciles de transmitirse su capacidad de letalidad aumenta más aún en personas susceptibles y en riesgo. Pero veamos un aspecto de por demás preocupante, quienes más se están enfermando y llegan graves es un grupo etario de entre 30 a 55 años sin factores de riesgo para desarrollar enfermedades graves como diabetes, hipertensión, asma u obesidad. Llegan en mayor número y graves.

Estas variantes del virus sumadas al irrespeto ciudadano son el caldo de cultivo ideal para propiciar mayores contagios y que por lo tanto el sistema de salud colapse; los insumos, los medicamentos, las fuentes de oxígeno se agotan poniendo en riesgo a quienes están ya hospitalizados y a quienes irán en busca de atención médica. Es decir el número de fallecidos sube exponencialmente. Y esto es lo que precisamente pasa en Brasil y en todos los países. Y si se suma otra infausta noticia; el lento, tibio y tímido avance de la vacunación masiva, no se logrará alcanzar la tan anhelada inmunidad de rebaño que permita pasar la página y volver a las actividades cotidianas. Si se deja al virus y sus variantes circular, es evidente que lo estamos induciendo a hacer mutaciones que le sean ventajosas; el virus aprende a ser más eficaz para multiplicarse, las cargas virales son mucho más elevadas de lo que ya eran y se tienen muchas más personas infectadas, muchas más personas graves y muchas más muertes. La vacunación debe seguir pero más rápida. Nuevas vacunas deben ser aprobadas para inmunizar a la población. Brasil es una prueba del mal manejo de la pandemia, empezando por Bolsonaro.

LUIS COELLO KUON YENG

Artículo anteriorBurropié
Artículo siguiente¿ A quién le creo ?
- Advertisement -

Más columnistas

- Advertisement -

La Hora TV