En redes sociales se venden desde loros hasta osos de anteojos

    Problemática. El 24 de febrero de 2021, 20 loros caretirrojos, víctimas de tráfico ilegal, volvieron a la libertad.

    El tráfico de especies afectó a 6.000 animales entre 2014 y 2020. No hay control.

    Como si se tratara de un espejo o un par de zapatos, en las redes sociales se ofertan animales exóticos, como dragones barbudos que pueden costar hasta $250.

    En Facebook las páginas que negocian especies lo hacen en grupos privados, en los que el abanico es amplio: erizos, geckos, tortugas, ajolotes, hurones y hasta serpientes.

    Tráfico de especies

    Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito, explicó que es necesario preguntarse cuál es el origen de esos animales, pues lo más probable es que se trate de tráfico de especies, que es considerado un delito según el artículo 247 del Código OrgánicoIntegral Penal (COIP) y que estipula una pena privativa de libertad de uno a tres años.

    Existen casos de especies, como los erizos o geckos, que en distintos países son consideradas mascotas. Quien las comercializa necesita un permiso, por ejemplo, en el caso de Ecuador debería ser el Ministerio del Ambiente y Agua. “Esto tiene un componente ético, pero también uno sanitario y el incumplimiento de este es riesgoso”, dijo Bustamante.

    Estas prácticas no solo abarcan animales silvestres pequeños, sino otras especies, como loros, tigrillos, monos, osos de anteojos y más. Los datos del Ministerio del Ambiente muestran que el tráfico de especias afectó a 6.000 animales vivos entre 2014 y 2020, “amenazando a la vida de miles de especies de flora y fauna en el Ecuador”.

    El 3 de marzo de 2021, el exministro del Ambiente y Agua, Paulo Proaño, dijo que “nuestro país afronta una lucha implacable contra estas actividades ilícitas que, a más de ser una amenaza para la biodiversidad y el bienestar de los ecosistemas, también impacta en la salud pública, el desarrollo sostenible y la seguridad”.

    Anuncio. En redes sociales hay páginas dedicadas a vender mascotas exóticas.

    Un mensaje erróneo para la sociedad

    Algo que le preocupa a Bustamante es el mensaje que genera en la ciudadanía la compra y venta de animales. “Se ve a los animales como algo que está para satisfacer las necesidades; entonces, puedo comprar y adquirir. Los animales se convierten en bienes y en cosas”.

    Mantener una especie exótica no es fácil

    En los países donde ciertos animales exóticos se venden de forma legal, se les exige a los compradores cumplir con condiciones que mantengan en buenas condiciones a los animales.

    “Necesitan un mantenimiento técnico, como parte de la tenencia responsable de la fauna”, explicó Bustamante. Por ejemplo, se cree que para criar una tortuga basta con tener un tanque de agua. Pero el tanque debe cumplir, de acuerdo a la especie, con dimensiones específicas de tamaño y el agua debe estar a determinada temperatura. Además de tiempo, se requiere inversión.

    Los compradores de las especies exóticas suelen desconocer a fondo al animal, que puede crecer más de lo esperado o enfermar sin los cuidados adecuados, por lo que los compradores optan por abandonarlos y eso los convierte en plagas para otras especies. “Es terrible porque son nuevos depredadores, porque se alimentan de manera distinta”, agrega Bustamante.

    El Ministerio del Ambiente detalla que una de las consecuencias del tráfico es el maltrato que sufren los animales silvestres, los cuales son sometidos a condiciones intratables durante su captura, transporte y comercialización. “En esta dinámica las especies sufren lesiones y contagios entre otros individuos”. (AVV)

    DATO: Para denunciar casos de tráfico de vida silvestre, marca al 1800 DENUNCIA y al 911.

    Provincias de mayor incidencia en tráfico de especies

    Especies de fauna y flora más traficadas

    Loros
    Pericos
    Guacamayos
    Boas
    Tortugas terrestres y marinas
    Caimán
    Mono cusumbo
    Orquídeas
    Bromelias
    Musgo