En peligro la dotación de agua para la ciudad

68
CONTRIBUCIÓN. Con apoyo de varias instituciones se trabajó en la limpieza.

Se anuncia que la ciudad estará sin el servicio aproximadamente durante 30 horas.

Las lluvias continúan provocando estragos en la planta de captación de agua de Santo Domingo, los desarenadores quedaron colapsados por ramas, troncos y piedras. desde primeras horas de ayer jueves 11 de febrero, personal de la Epmapa con apoyo de maquinaria iniciaron la limpieza, luego se sumaron trabajadores municipales, bomberos y un equipo del Batallón Montúfar.

Al momento no se está produciendo agua potable, ha sido suspendida en toda la ciudad, ya que los niveles de turbiedad aún se mantienen y son bastante altos.

Lo más preocupante para las autoridades de la Epmapa, es que parte de la mesa de la vía de ingreso a la captación ha sido perjudicada por la fuerza del río, exponiendo la tubería de conducción, corriendo peligro.

Se informó que esta emergencia no se había suscitado desde hace cinco años atrás, por lo que se pide a la ciudadanía cuidar las reservas del líquido vital en cada hogar.

Se solicita ayuda

En la sesión del COE cantonal que se realizó la tarde ayer, Elvis Escudero, director municipal de Obras Públicas, dio a conocer sobre esta situación, indicando que erosionó una parte que protegía la tubería de 700 milímetros, es decir el muro de escollera se fue con el río y la tubería quedó expuesta.

Dijo que el Municipio no cuenta con el material para la construcción de un nuevo muro, para lo cual se requiere piedra de al menos un metro de diámetro, por ello recomendó que se active la Mesa de Infraestructura del COE provincial para unir fuerzas entre la Prefectura y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, para atender la emergencia de manera oportuna. Recalcó que sin ese muro se pone en peligro la dotación de agua para la ciudad.

Marcelo Rivera, delegado de la Epmapa reiteró que la planta de tratamiento ha sido suspendida para evitar el ingreso de material orgánico y pétreo en la captación, “lo que está obligando a que el tratamiento del agua y la distribución tenga una suspensión de al menos 30 horas”.