Elecciones en Madrid serán decisivas para España

    Papeletas. Una operaria organiza parte del material destinado a las elecciones del 4 de mayo de 2021 en Madrid. (EFE)
    Papeletas. Una operaria organiza parte del material destinado a las elecciones del 4 de mayo de 2021 en Madrid. (EFE)

    Las elecciones en la región de Madrid se plantean como un termómetro del rumbo que puede tomar la política española. Con el objetivo de frenar a la ultraderecha.

    Las elecciones de este martes, 4 de mayo de 2021 (4M), en la región de Madrid se plantean como un termómetro del rumbo que pueda tomar la política española, con el objetivo desde la izquierda de frenar a la ultraderecha, y desde el lado conservador de que marquen el principio del fin del Gobierno nacional presidido por el socialista Pedro Sánchez.

    Un día antes España vivió lo que se denomina jornada de reflexión, en la que no se permite pedir el voto, después de que concluyeran una campaña electoral muy polarizada, cargada de mensajes ideológicos más que de propuestas para resolver problemas sociales, mientras sigue la pandemia y la crisis económica.

    Por más de un motivo, serán unas elecciones atípicas, donde algo más de 5 millones de electores están llamados a las urnas, bajo medidas de bioseguridad por la Covid-19, en un día laborable, cuando lo normal en España son las elecciones un domingo,

    Estas serán las cuartas elecciones que se celebren durante la pandemia en España, tras los comicios regionales de 2020 en Galicia y País Vasco, y de 2021 en Cataluña.

    Disputa de polos opuestos

    La campaña estuvo marcada por episodios como el envío de cartas con balas y mensajes con amenazas de muerte a algunos políticos, incluido algún candidato, incidentes con detenidos en un mitin de la ultraderecha, cuya propaganda electoral contra inmigrantes acabó en los tribunales, junto a denuncias mutuas de uso de recursos públicos para pedir el voto o influenciar encuestas.

    El presidente Sánchez, líder del partido socialista PSOE, ha advertido que un pacto entre el conservador Partido Popular, que gobierna en la región, con la ultraderecha de Vox, que según los sondeos puede ser clave para que los “populares” sigan en el poder en Madrid, puede ser el principio del fin de una democracia plena en toda España.

    Un mensaje repetido también por el candidato de la formación de izquierda Podemos, Pablo Iglesias, quien dejó la vicepresidencia del Gobierno de coalición de su partido con el PSOE para concurrir a estos comicios.

    El riesgo de que la extrema derecha llegue al poder en esta región del centro de España, y de ahí al Gobierno del país en un futuro, fue uno de los motivos para presentarse como candidato, además de frenar el ascenso de otras alternativas de izquierda con políticos que en su día abandonaron Podemos.

    Desde la derecha, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, está convencido de que estos comicios cambiarán “el futuro de España”, al igual que la candidata de este partido a la reelección en Madrid, Isabel Díaz Ayuso, confiada en que marcarán “un antes y un después” en la política española.

    Vox es la tercera fuerza en el Congreso y la Cámara baja del Parlamento español, a quienes las encuestas vaticinan un ascenso en Madrid.
    Madrid es el motor económico de España y la tercera zona más poblada, con unos 6,7 millones de habitantes.