viernes, mayo 14, 2021

El resultado

Luego del proceso electoral del domingo 11 de abril, los resultados aproximados 52 % para el señor Lasso, y 47 % para el señor Aráuz, demuestran, y confirman el deseo mayoritario del pueblo ecuatoriano, expresado en la primera vuelta, que ya no más el ciudadano Correa, sea cual sea la careta que presente como candidato.

El resultado, más que un triunfo de Lasso, fue un voto de protesta, por los hechos de corrupción, abuso de poder, insultos, y mentiras, todo lo cual ha devenido en un endeudamiento de más de sesenta millones de dólares, los cuales se pagan con la preventa del petróleo; cuyas consecuencias económicas, se las siente en las familias, que por falta de empleo, y por tanto falta de un sueldo, no pueden resolver sus elementales necesidades de alimentación, medicinas, etc.

En hora buena, que las 17 provincias de la Sierra votaron en un promedio del 65 % de votos a favor de Lasso, quien, a pesar de no ser muy carismático, logró representar a todos los que estamos en contra del dictador que vive en Bélgica; ahora viene lo dramático a partir del 24 de mayo, sacar al país de las ruinas, arreglar las cuentas del estado, la balanza de pagos, para que los trabajadores de los Consejos Provinciales y Consejos Cantonales puedan cobrar sus sueldos atrasados, que se recuperen los empleos perdidos, que las estrategias del nuevo gobierno aplique principios éticos, crecimiento económico, elevando la producción y productividad, y, cumpla con el plan prometido, especialmente vacunar a nueve millones de ecuatorianos en 90 días, subida de sueldos básicos a 500 dólares, préstamos a ganaderos y agricultores al 1 % de interés anual, y eliminar la Senecyt.

Es hora de un acuerdo nacional, que permita una tregua de los opositores, para que el nuevo gobierno pueda recomponer la situación económica y social que es dramática, además de la grave crisis sanitaria; la tarea es difícil, pero confiamos que la experiencia financiera del nuevo presidente permita el milagro de arreglar el país.

Joffre Daza Quiñónez

 

 

 

Artículo anteriorPrima la democracia
Artículo siguienteEs el tiempo

Más columnistas

La Hora TV