Tres familias de la parroquia Chinca, perdieron sus viviendas a causa de la creciente del río Esmeraldas. Por sus propios medios se pusieron a buen recaudo.

El aguacero del viernes 5 de marzo, puso en alerta a los habitantes de Chaflú, parroquia Chinca. A medida que pasaban las horas se intensificaban las lluvias amenazando con destruir lo que estaba a su paso. El estero Tahigüe se desbordó y fue afectando parte de los muros de gaviones y la carretera que conduce a los sectores ‘Brisas de OCP, ‘Cantarrana y otras comunidades más apartadas.

El aumento del caudal, también está causando daño al puente de la zona, cuya estructura poco a poco se está deteriorando y que con la temporada su daño se acelera. De acuerdo con el presidente del Gobierno Parroquial de Chinca, José Luis Caicedo, el viaducto está a punto de desplomarse, y si eso ocurre los comuneros quedarían aislados sin poder sacar su producción agrícola.

Agrega, que el último jueves, el río Esmeraldas creció más de lo normal y se fue llevando tres viviendas ubicadas en el recinto Estero Seco, asimismo provocó la caída de tres postes de alumbrado público. Por fortuna no hubo víctimas que lamentar, solo pérdidas materiales.

Los perjudicados que se quedaron a la intemperie buscaron dónde reubicarse para salvar sus vidas. Uno se trasladó a Esmeraldas a casa de familiares, otro a Chaflú, y una tercera familia que se ubicó más cerca de la montaña, que está considerada como un sitio seguro.

La desgracia suscitada fue comunicada por el Presidente del Gobierno Parroquial al ECU-91 1, y al representante del Departamento de Gestión de Riesgo del Municipio de Esmeraldas, y esperan la visita de las autoridades entre lunes 8 y martes 9 de marzo, para que constaten las afectaciones y den solución a las familias perjudicadas y a los problemas de la comunidad, dijo José Luis Caicedo.

Interrupción 
Otras comunidades de la parroquia Chinca, cantón Esmeraldas, también han 
sido afectadas con las últimas lluvias. En un tramo de la vía entre Taquigüe y 
Estero Seco está interrumpido, pero se puede llegar por otro punto, explico 
José Luis Caicedo, presidente del Gobierno Parroquial.