El crecimiento del comercio electrónico enfrenta cinco retos en 2021

    IMPULSO. Las ventas crecieron casi 44% el año pasado.

    La pandemia impulsó al sector y estableció otra cancha de juego. Se debe hacer esfuerzos para entender más la demanda y mejorar el servicio y la logística.

    El 2020 marcó un antes y un después en el comercio electrónico. El contexto de la pandemia obligó a las marcas y a los profesionales del sector a realizar esfuerzos para adaptarse a toda velocidad a la nueva realidad y al nuevo consumo.

    Según los últimos datos de la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico (CECE), el año pasado se cerró con ventas por $2.300 millones, lo que supone un crecimiento de $700 millones (43,75%), frente al 2019.

    Para el 2021 se estima un crecimiento no menor a dos dígitos. Las categorías con mejor desempeño fueron alimentos e higiene, computación, electrodomésticos, moda y belleza, educación, pagos online, juegos online, comida para mascotas, ‘delivery’, telefonía celular y artículos deportivos.

    Leonardo Ottati, director general de la CECE, mencionó que el panorama de compra vivido en el Ecuador no solo estuvo limitado a los ‘millennials’: “Mucha gente adulta que antes no usaba esta modalidad ahora se ve obligada y la respuesta fue bastante buena.

    Sin embargo, hay al menos cinco desafíos que se deben enfrentar durante el 2021 (ver recuadro).

    Desafíos del comercio electrónico en 2021

    Educación a la oferta: Es necesario profesionalizar la oferta que existe en comercios en línea, tanto en productos como servicios. Todavía hay poca gente especializada, fallas logísticas en tiempos y cobertura de entregas, poca información sobre las opciones existentes y deficiente cultura para darle una mejor experiencia a los clientes.

    Entender la demanda: Las empresas deben identificar y diferenciar los productos que los usuarios prefieren comprar vía online y cuáles prefiere comprar de manera presencial. Esto permitirá tener un panorama más claro, difundir los beneficios de comprar online y realizar los ajustes necesarios en las interacciones.

    Fortalecer la relación público-privada: Es necesario estrechar alianzas entre la empresa privada con el Gobierno, para efectuar una mejor toma de decisiones y el diseño de estrategias que sean beneficiosas para ambas partes. Esto incluye el sistema tributario, condiciones de mercado, logística y medios de pago.

    Mejorar el alcance de pagos: Todavía hay casi un 50% de personas fuera del sistema financiero formal y los medios de pago electrónicos no están suficientemente utilizados y difundidos.

    Acceso a la tecnología: La mejor vía de dinamizar la economía, a través del comercio electrónico, es que aumente la digitalización y el acceso a dispositivos. Para eso es indispensable una mejor cobertura, precios más bajos y un mayor ancho de banda.

    Comercio electrónico en cifras durante 2020

    Uno de cada tres compradores eligió por primera vez el canal online para generar sus compras.
    Se reportó un crecimiento del 800% en visitas a los sitios webs y un 44% en órdenes en comparación con 2019, según las últimas estadísticas de la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico.
    Se estima que la masa de compradores online se duplicó durante los días de confinamiento y, orgánicamente, esa cantidad sigue creciendo y aumentando su frecuencia de compra.
    En América Latina, el comercio electrónico creció en dos meses lo que hubiera tomado cinco años.
    En el año 2019, la participación del comercio electrónico, dentro del comercio minorista (emprendimientos), era de apenas un 7,4%. Ese porcentaje aumentó hasta el 15% en el 2020.
    Los principales medios y canales de compra en el 2020 fueron: mensajes de Whatsapp (49%), aplicaciones (44%) y webs (35%), entre otros.