El cambio va

    CARLOS CONCHA JIJÓN
    CARLOS CONCHA JIJÓN

    No se puede negar, que existe preocupación por la situación imperante y la interrogante de las nuevas medidas que entrarán en vigencia con el nuevo gobierno, que tienen que ser eficaces, para arrancar con pie firme y positivo, pero también debemos entender, que el nuevo gobierno se levantará sobre las ruinas en que estamos por el mal manejo de la cosa pública, que devino en un zafarrancho de inmoralidad, bajo el liderazgo fatuo con el sello del autoritarismo ensombrecido por un enjambre de mafias, que maquinaron para producir miel amarga, transformando al país en un botín, robándole hasta la esperanza.

    Lasso es una persona que viene desde abajo, con esfuerzo, autoeducación y un cúmulo de experiencias positivas, impregnadas de afán de servicio que le permitirán llegar a ser un sembrador de ideas positivas, las que podrían ser respaldadas por el pueblo ecuatoriano.

    El desafío es grande y la búsqueda inmediata, con soluciones urgentes; así tenemos: la pandemia, medidas económicas, fuentes de trabajo, rescate de la institucionalidad, combate a la corrupción, respeto e independencia de los poderes del estado, iniciar un proceso para con medidas derrotar la pobreza y lo fundamental institucionalizar en su gobierno un verdadero orden democrático, pues existe la posibilidad, que las fuerzas del mal pretendan obstaculizar el trabajo del presidente, mediante subterfugios, que ocasionen malestar e intranquilidad en la colectividad y por su puesto causar inestabilidad gubernamental, razón por la cual debe rechazarse de manera frontal esta posible intentona con la decisión gubernamental y el pueblo, para defender la democracia.

    El país no puede volver al pasado, ese pasado de ofensas en donde la dignidad fue vapuleada, por quienes ejercieron el poder como omnímodos, creando la discordia entre ecuatorianos; por lo tanto, estamos en la obligación cívica de enterrar para siempre ese pasado oprobioso.