Nuevo período

Ariana Miñaca Toro

El Ecuador hoy parte de una era simple, se espera una nueva etapa para todos, comenzando por los pobres, esta es una etapa de prosperidad, desarrollo y crecimiento de valores éticos y democráticos. Es imposible inventar la democracia, en lo absoluto. En cambio, debe recrearse día a día, paso a paso, para crecer en sueños, valores y prácticas liberadoras. Para ello se necesita un gobernante que mire más allá de los intereses inmediatos.

La política intenta confundir, mantener el poder a toda costa. La crisis que atravesamos (salud, economía y ética) no es fácil para la mayoría de las personas. Las divisiones políticas, los intereses partidistas y los frecuentes cambios de camiseta no facilitarán las cosas. Los viejos partidos tradicionales han perdido el rumbo hace mucho tiempo, pero en medio de las dificultades, algunas cosas no se pueden renunciar. Me refiero a la ética, la democracia, la justicia, la igualdad, el trabajo y las oportunidades, la salud, la educación y el dominio de la sociedad y la economía solidaria.

La pandemia del COVID-19 ha arrasado con muchas cosas y ha oscurecido la visión de nuestro pueblo. Este no es el momento de la división o la codicia. Ahora es el momento de unirnos, fortalecer el sistema, respetar los derechos humanos, el buen gobierno y la lealtad a la oposición. Es el momento en que debemos promover nuestras mejores virtudes cívicas desde adentro hacia afuera, y trabajar por la dignidad humana y el bien común.

Los pobres son cada día más y más pobres, necesitan políticas sociales que demuestren que se llama a la unidad a todos en este momento, la élite, la clase media y la clase profesional, y la gente común. Si pierde una oportunidad, pierde demasiado.

Le deseo éxitos al nuevo Gobierno, mis mejores deseos y oraciones para el país.

arjamito@gmail.com