Mujeres políticas en el país, un reto

Emily Torres Larriva

Semanas atrás se viralizó en redes sociales un audio y varios memes relacionados a la vida personal de la alcaldesa de Guayaquil, y es que el verdadero problema “la corrupción” quedó de lado cuando de morbo de trata.

El divorcio, los tatuajes, su nueva pareja, entre otros hechos privados han sido el punto de ataque, incluyendo incluso a sus hijos que seguramente están afectados con la violencia política de todos estos hechos que buscan desacreditar actos públicos respaldados de injerencia en decisiones íntimas y familiares.

Estos actos sexistas y misóginos demuestran nuevamente que una mujer es juzgada diariamente de manera pública por su vida personal y familiar, la mujer se encuentra expuesta a este tipo de hechos reprochables, y lamentablemente seguirán sucediendo mientras la cultura machista sea protagonista de la sociedad en la que vivimos.

Es importante enfocarse en los verdaderos actos que debemos juzgar los ciudadanos, la corrupción, la malversación de fondos públicos, la inoperancia y los contratos a dedo, independientemente del género; no soy partidaria de Viteri, no la conozco, no es mi amiga, y si ella o cualquier funcionario público no cumple con sus obligaciones o simplemente no es competente, son aquellos episodios los que debemos mirar.

Acontecimientos de violencia política se viven diariamente, no olvidemos a la vicealcaldesa de Montecristi quien fue removida de su cargo sin sustento legal y actualmente sigue defendiendo sus derechos de un grupo de funcionarios que la quieren apartar.

El primer paso es aceptar que estas conductas son inadecuadas, no podemos atacar a mujeres por sus decisiones íntimas, seamos más críticos del sistema que viene gobernándonos, cambiar la educación que damos y recibimos en casa, en unidades educativas es el segundo paso, todos estos cambios permitirán desarrollar una sociedad más inclusiva, más justa, menos machista.

mily2001@hotmail.com