Lo más importante en la lucha contra la corrupción

El próximo lunes se posesionará el nuevo presidente del Ecuador. Los retos del próximo gobierno son muchos, y de mucha dificultad. El manejo de la pandemia, la violencia, la falta de empleo, el aumento de la pobreza, y un largo etcétera. Sin embargo, en este espacio voy a mencionar el mal endémico por excelencia del Ecuador, la corrupción.

En el último informe del año 2020 elaborado por Transparencia Internacional (TI), el Ecuador ocupaba el puesto 92 de un total de 180 países en cuanto a percepción de la corrupción, con un puntaje de 39 sobre 100, siendo 0 muy corrupto y 100 un país sin corrupción. En el contexto de la pandemia, tal como señala TI, “La corrupción mata”. Un buen ejemplo de ello lo podemos ver en nuestro país, en donde con el dinero de los sobreprecios de compras de insumos médicos se hubiesen podido salvar a muchas más vidas. Y de poco servirán las buenas intenciones del próximo gobierno si debido a la corrupción se despilfarran estos recursos en los bolsillos de unos pocos políticos y empresarios.

En cuanto a medidas para luchar con la corrupción existen tales como: la mejora de la transparencia, aumento de las penas en estos casos, creación de oficinas de investigación de la corrupción, la incorporación de la tecnología, rotación del personal público para evitar el nepotismo, la total independencia de los sistemas judiciales, y más medidas de sobra conocidas por los gobiernos de todo el mundo. Sin embargo, justo a todo este tipo de medidas, los informes de la lucha contra la corrupción destacan la voluntad de cambio. De nada sirven tales medidas sin la predisposición de los gobiernos por alcanzar la transparencia. Prueba de ello es que muchas de las medidas mencionadas ya han sido adoptadas en el Ecuador con nefastos resultados.

oliverbri94@gmail.com