El sobreendeudamiento

    1

    Se ha convertido en algo común recibir llamadas telefónicas y correos electrónicos de entidades bancarias a ofrecer tarjetas de crédito, préstamos pre aprobados y muchos otros productos financieros, si bien esto demuestra una evidente liquidez del sistema al mismo tiempo esta conllevando a una complicada y cada vez creciente situación de sobre endeudamiento de una parte de la población.

    Cuando no se tiene una educción financiera elemental en cualquier nivel socioeconómico lo que sucede al final es que los egresos terminan superando a los ingresos y es ahí cuando la situación se sale de las manos y la ansiedad se apodera de las familias, cayendo incluso en prestamistas usureros o popularmente llamados ‘chulqueros’ comprometiendo hasta su patrimonio que de paso es una oportunidad para estos malandrines de aprovecharse de la desesperación de la gente para ganar grandes cantidades de dinero y sobre todo bienes, de paso hay muchas fortunas construidas bajo ese modus operandi y que ahora se jactan de ser grandes empresarios.

    La llegada de la pandemia acrecentó este escenario en muchas familias del Ecuador, de Latinoamérica y de otros lugares del planeta inclusive en países desarrollados y se asocia principalmente a restricciones de liquidez en el entorno familiar especialmente en la capacidad de pagos de compromisos previamente adquiridos, a esto se suman la disminución de los ingresos familiares y la pérdida de empleo de algún miembro familiar, de hecho según un análisis de la SEPS al analizar a personas con deuda “se evidencia que ha medida que se incrementa el nivel de pobreza, son mas las personas con créditos de consumo que de vivienda”.

    De la misma manera la cantidad de oferta que existe en el mercado permite acceder a deuda con mayor facilidad. En fin, depende de cada individuo limitarse en sus gastos, pero también existe una corresponsabilidad del sistema financiero en generar líneas de crédito con responsabilidad social.