El discurso de Jobs

    28

    Ya son diez años del fallecimiento de este genio de la innovación, un emprendedor con una visión impresionante que nos dejó una lección de vida en muchos sentidos.

    Vale la pena recordar aquel discurso que pronunció en la Universidad de Stanford en el 2005, la charla la dividió en tres historias.

    La primera se refería a “unir los distintos hechos en la vida”, luego habló “acerca del amor y de la pérdida”, y su tercer relato fue “acerca de la muerte”, en resumen, Jobs que venía de una familia limitada que hizo un esfuerzo para que llegue a la universidad a la que finalmente abandonó, asistió a un curso de caligrafía porque le apasionaban las letras y sus formas lo que a la final le sirvió más que la universidad para poder diseñar su primer computador con una tipografía que luego fue copiada por Microsoft.

     En el garaje de la casa de sus padres fundó Apple y diez años después la empresa tenía cuatro mil empleados y era valorada en dos mil millones, luego fue despedido de su propia empresa por su socio fundador, pero no se quedó de brazos cruzados y fundó NeXT y Pixar creando Toy Story y como Apple terminó comprando NeXT, Steve regresó nuevamente a su empresa y como él decía a veces la vida te golpea la cabeza con un ladrillo, pero jamás perdía la fe por una sola razón y es que amaba lo que hacía, le apasionaba cada cosa que emprendía.

     “Deben confiar siempre en algo, en Dios, en el instinto, en la vida, en lo que sea”, ese enfoque hizo la diferencia, de hecho en su tercer relato habla sobre la muerte y cuando le detectaron un cáncer de páncreas, recordar que uno va a morir era la mejor manera para evitar la trampa de pensar que hay algo por perder, le ayudaba a tomar decisiones porque justamente el orgullo, el miedo o el fracaso se diluye frente a la muerte, habló del coraje, de no conformarse, de no dejarse llevar por las opiniones y sobre todo estar dispuestos a siempre cambiar algo, Steve Jobs es sin duda un ejemplo de emprendimiento y constancia.