¿Dónde nos ubicamos?

Diana Luzuriaga Vera

El 24 de mayo de 1822, en la batalla del Pichincha se selló la libertad de nuestra Patria. Han pasado 199 años desde entonces, y de a poco hemos ido comprendiendo que la libertad no era el objetivo final, sino el camino para lograr vivir en condiciones de igualdad y de justicia para todos, sin discriminación y acotaré, que valorando y conservando nuestra riqueza natural. Ese sin duda debió ser el sueño de quienes en las faldas del volcán ofrendaron su vida, para que las nuevas generaciones disfrutemos de mejores días.

Ese sueño del que les hablo aun está en construcción, pero vamos avanzando hacia él con una conciencia más clara de preservación y protección, así como de respeto a los derechos humanos y los de la naturaleza en la misma dimensión e importancia. El cuidado del ambiente y en general de nuestros recursos debe ser el tributo que brindemos aquellos héroes que creyeron que valía la pena morir por nosotros. Ahora es nuestro turno de demostrar patriotismo, actuando de manera activa y velando por los intereses colectivos.

Hay tanto para sentirnos orgullosos en Ecuador, nuestros tesoros naturales, por ejemplo, sin embargo, hemos tolerado mucha destrucción y abuso por parte de ciertas autoridades, unos haciéndose los desentendidos por sus intereses personales y otros incluso han sido los gestores de esos daños. Einstein dijo: El mundo no será destruido por quienes hacen el mal, sino por quienes observan sin hacer nada”. Esta frase nos obliga a reflexionar ¿cómo definimos nuestra participación en la sociedad? ¿dónde nos ubicamos? ¿con los que actúan mal, con los agazapados que se acomodan y callan o con los que actúan y luchan por un mundo mejor?

diluve2005@yahoo.com