Control interno

Margoth Bonilla

El control interno de una entidad debe estar regido por uno de los principales principios de control, que es la independencia ya que este es un principio fundamental de los sistemas de control interno, los mismos que son un conjunto de elementos que abarcara los aspectos presupuestarios, económicos, financieros, patrimoniales, normativos y de gestión; los mismos que deben estar fundamentados en criterios de eficacia, eficiencia, economía y calidad de sus operaciones.

Bajo estos conceptos es fundamental que las áreas de Auditoría Interna de las entidades del estado sean fortalecidas, y cumplan factores importantes como independencia funcional, asesoría y acompañamiento constante sin comprometer su criterio de control posterior.

Las Auditorías Internas de las entidades, son las principales ejecutoras del control interno y una de sus principales fortalezas es el conocimiento de los procedimientos internos de la Institución en la que se encuentran, la misma que debe ser aprovechada por las máximas autoridades, con el fin de que estas sean asesoras y parte importante del control interno de cada entidad. La implementación de fuertes controles internos dentro de los procedimientos de cada entidad permitirá prevenir, actos de corrupción que generen perjuicio al estado.

Es indispensables que los equipos de auditores que conforman las áreas de auditoría interna de las entidades sean profesionales altamente capacitados y, enmarcados en altos principios de valores éticos y morales, lo que garantice acciones de control apegadas a las normativas sin sesgos y que aporten al eficiente manejo de los recursos del estado.
Finalmente, se debe recalcar que el control es una de las funciones propias del Estado, necesarias para garantizar y regular el cumplimiento efectivo de las funciones, normas y mandatos dados a los distintos funcionarios e instituciones públicas, por lo que el mismo siempre deberá existir de forma permanente e independiente.

Maggy222006@gmail.com