Pasaje al infierno

Geomara Rodríguez De la O

Geomara Rodríguez de la O

Cuando decimos que Santo Domingo es una ciudad que resume los problemas nacionales, no nos equivocamos. Ya ven,  tenemos nuestro propio Lasso, nuestra propia Asamblea alza manos y comerciantes de la política.

Quedaron al descubierto los acuerdos y pactos entre los líderes del transporte público y los concejales, con la venia del alcalde, por supuesto; ya que, durante toda la discusión del alza de pasajes, se priorizó los intereses del gremio y no de la población.

También nos quedó claro que somos una burla para “las autoridades”. Han pasado meses buscándole la cola al burro: entre que si tienen validez los carnets para los niños, que si disfrazan a un par de buses para transportar bicicletas, que si hay o no autorización para el alza de los pasajes, que si algunos buses cobraban 0,39 y otros 0, 30 centavos, que si se coloca en el orden del día el tema de alza de pasajes y se venden un par de shows de Laura en las sesiones de concejo, etc.  

Hasta hicieron trabajar por gusto al Defensor del Pueblo, para que a las semanas siguientes “legalmente” suban el pasaje. Fue tan perfecta la jugada que nadie tuvo tiempo ni voluntad de reaccionar. Ya agarraron cansado al pueblo y tuvieron tiempo suficiente para “arreglar” con los ediles.

Pero tranquilos, aunque muchos digan “que igual van a hacer lo que se les da la gana”, “por gusto reclamar si ya todo está arreglado”, otritos estamos ya preguntando: ¿cómo van a mejorar el servicio? ¿Cuál es la contraparte de los transportistas? Etc.

Entonces, señores transportistas, vigilaremos la maravillosa atención al usuario que ustedes nos van a brindar. Queremos ver los sistemas para subida y bajada de personas con discapacidad, queremos ver los taxímetros regulados y con sello de seguridad funcionando. Y de paso, ya que son empresa, queremos ver que sus choferes trabajen las 8 horas reglamentarias y estén legalmente asegurados.

Cuidar a los trabajadores es cuidar a los usuarios. Imagino que si alguien trabaja más de 8 horas, es propenso a tener irritabilidad o problemas de salud mental. Entonces, ahí les dejo la tarea.

Los ciudadanos estaremos expectantes y dispuestos a propiciar la revocatoria del mandato de los concejales baratos y el alcalde imposibilitado a la reelección. Ya saben, también somos capaces de descansar y salir a la batalla. Porque el PASAJE AL INFIERNO ya lo pagamos con yapa, todos los días.

[email protected]