Nueva crisis carcelaria

Rogelio Morales Cattani

Rogelio Morales Cattani

 

Posterior a las requisas que se efectúan luego de cada masacre carcelaria, se sigue decomisando, material bélico, armas blancas, granadas, droga, teléfonos celulares que les permiten estar en contacto y posiblemente dirigiendo acciones delincuenciales.  En menos de dos años van ocho amotinamientos en diversas cárceles del país, esto tampoco es coincidencia, es posible que existan interesados en propiciar el caos, y eso lo han demostrado, las fotografías donde se ven a políticos y delincuentes que no son esporádicas, ni fruto del azar, son repetitivas, evidentes e innegables.

Se han aumentado el número de policías alrededor de las cárceles y seguimos igual. Las autoridades han fracasado y no se cambia de rumbo y ni de autoridades, la seguridad dentro y fuera de las cárceles no está asegurada para nadie, excepto para los que tienen protección pagada por el Estado.

Dentro de las cárceles, se han asesinado con brutalidad y sadismo a aproximadamente quinientos reos, sin contar policías y privados de la libertad heridos que se cuentan por decenas. Basta ver como por redes sociales se exhiben cadáveres mutilados, cabezas rodando por el piso que luego son expuestas como trofeos, incineración de cadáveres en una hoguera de terror, mientras las autoridades siguen utilizando el verbo antes que la acción.  

No se puede controlar a delincuentes que están encerrados, peor aún, van a poder controlar a los delincuentes de cuello blanco que andan libres, sin que hayan podido recuperar el dinero que se han robado.

Nunca es tarde para cambiar de actitud, para eso existe información y antecedentes que se deben procesar. Sin claridad mental y determinación, se continúa dando “palos de ciego” porque desgraciadamente el ego y el poder son drogas que hipnotizan y enseñan una realidad diferente, nublando la mente, cuando más claridad necesita.

moralescattani@yahoo.com