Incoherencia

Miguel Méndez Guerrero

Vivimos en época de carencia de valores éticos y morales, cada quien hace lo que quiere, y no paramos porque nos da lo mismo o pensamos solo en nosotros, y hacerlo nos hace daño porque la sociedad absorbe solo lo malo.

Las redes sociales proyectan solo casos negativos y nos quejamos de falta de valores. Los medios de comunicación en un 85% informan robos, asesinatos, violaciones, masacres etc., pero nos quejamos de falta de valores, y proyectan series, películas, cortometrajes de los narcos, de droga, sexo y alcohol qué tal?

Cito nombres supuestos: a José y María los asaltan dos en moto, les roban todas sus pertenencias, pero crecen los negocios de venta de motos hasta sin entrada. Corina Janeth roba una casa a su hermana y sigue campante; el chulquero que ha vivido por años de los intereses, con sus secuaces presiona a los deudores. La drogadicción y el vicio van en aumento y siguen abriendo licorerías y antros con los permisos respectivos, pero nos quejamos de falta de valores.

Se proyectan a cada instante videos de las cámaras de seguridad, los delincuentes son en algunos casos aprehendidos, no tienen evidencia, según datos les aconsejan hacer uso del famoso “abreviado” y al aceptar no investigan, los jueces les otorgan medidas sustitutivas y salen campantes a seguir delinquiendo. Los perjudicados, bien gracias.

Se presentan defensores que ahora se califican de “penalistas” y ofrecen sus servicios porque están al tanto de los casos especiales, pero cuando un ciudadano inocente los requiere, allí nadie se presta.

Esta pandemia afectó a miles de ciudadanos, así como enriqueció a pocos que hicieron fortuna sin medir las consecuencias al cobrar hasta el triple de los valores en medicinas, en clínicas, consultorios y más.

Al reactivarse la economía llueven las ofertas. ¿Quién da más?

milibromendez@gmail.com