Desperdicios de alimentos 

Verónica Narváez

Este tema sí que es poco hablado, confesemos que ahí vamos todos dejando una porción de comida en el plato para mostrar un “estándar” de educación, he aprendido a riesgo de alguna crítica  que me gusta pedir la comida para compartir con mis hijos, porque creo que se generan menos desperdicios, esa forma de pensar que pasa más allá de nuestro plato, que pasa más allá de nuestra cocina es solo parte de conciencia de nuestras acciones, en otras fallo muchísimo, pero sí que me esfuerzo en esta de reducir los desperdicios de los alimentos. 

 Recuerdo años atrás en una salida de amigos a comer, una amiga muy querida quiso pedir más porción de algo, y claro yo en instinto le dije: “cuando se termine eso pedimos más” ella aún me lo recuerda. 

 Pensemos en el patio de comidas de un centro comercial y cuántos alimentos se destinan al basurero mezclado con los platos cubiertos de plástico, cuántos alimentos se desperdician en casa, mercados o supermercados porque no tienen “mejor presentación”, ante esto preguntémonos ¿Qué hacemos cada uno de nosotros frente a la pérdida de alimentos en nuestro entorno? 

El desperdicio de comida llega a escalas de afectación hasta en la generación de emisiones de gases invernadero, toneladas de restos de comida que llegan a los rellenos sanitarios y aún más crítico mientras el destino de alimentos es el basurero hay tantas personas que pasan hambre. 

Ante estos escenarios, la Agenda 2030 considera todo un andamio de acciones enmarcadas en el ODS12. Producción y Consumo Responsable, donde es evidente que esta realidad se puede abordar con acciones en diferentes niveles y sectores, leyes contra el desperdicio y acciones a nivel de productor y consumidor como usted y yo.

venarvaezteran@gmail.com