Baby business

Wagner Vélez

Cuando esperamos la llegada de un bebé, tenemos la buena costumbre de realizar el baby shower, que es un festejo y una bienvenida antes del nacimiento de un niño o niña, llevamos regalos y las mejores vibras para los futuros padres.

Una noche compartía ideas con unos buenos amigos y al son de un delicioso vino de grosellas, salió una genial idea, nuestro Santo Domingo es tierra donde la gente emprende mucho y todos los días nacen nuevos emprendimientos, entonces,  ¿por qué no organizamos un baby business, para darle la bienvenida al nuevo sueño que seguro generará trabajo y progreso a nuestra tierra?, esa inquietud quedó en mi aturdido pensamiento de que sería genial hacerlo.

¿Cómo hacerlo? Pienso que debemos generar un ecosistema de emprendedores, es sencillo como una red de amigos que nos vamos complementando entre sí cuando requerimos un bien o servicio y cada vez que nace un nuevo negocio le hacemos el baby business y qué regalos le llevamos al recién nacido?

Empieza el negocio y arranca de menos a más, los regalos que debemos hacer es: publicidad, es decir, referir, ir a consumir, hacerle el gasto, detallar lo bueno y sugerir cambios si hay que hacerlos. Con estos pequeños grandes regalos vamos generando una red de emprendedores que unidos por el bichito de hacer algo nuevo vamos generando un ambiente de competencia con sentido de pertenencia donde todos buscamos el ganar-ganar.

No debemos decir, ese negocio me copió o no tiene creatividad, detrás de ese reto hay un sueño y una gran inversión de pasión y sus ahorros o préstamos, debemos generar una armonía comercial, que nos lleve a ver a mi par en mi complemento para mejorar y tener con quien compararme para juntos ser mejores.

Es importante reconocer que grandes dirigentes del sector productivo desde su visión de compartir sus claves de éxito ya lo están haciendo, omito sus nombres por la modestia de sus acciones, pero estoy seguro que darán grandes resultados porque dan la pauta a implementar en el mercado comercial y productivo una cadena de la excelencia.

wagnervelez@hotmail.com