Bitácora del terror

Rocío Silva

Era una guerra avisada para Ambato, había empezado el domingo por la noche, empezaron por imponer el pánico con voces amenazantes a través de megáfonos en camionetas cargadas con personas, que circulaban por las calles céntricas, sí, empezaron a sitiarnos, a amedrentarnos, desde lo que saben muy bien, desde la cobardía del montón, de la placa tapada, de la amenaza nocturna.

Y lo cumplieron, el día lunes atacaron sin pena alguna, comercios pequeños, nos cogieron en curva, pero reaccionamos el día martes nos convocamos por La Paz, nos abrimos paso en nuestro derecho a expresar nuestro derecho al trabajo, el día miércoles ya Ingahurco unió fuerzas y evitó que los vándalos armados de palos con puntas metálicas, saquearan negocios pequeños, volvimos a marchar por la paz.

La noche del martes empezó a recorrer por WhatsApp un audio sobre la toma de la gobernación en Tungurahua, y de la designación de Gobernador indígena, se hablaba de las estrategias de acceso a la ciudad por cuatro puntos, de la contaminación del agua, también, se daban recomendaciones: sobre estar sobrios, agua con bicarbonato para contrarrestar los efectos de las bombas lacrimógenas, buen desayuno, que les permita tener fuerzas para la toma de las torres de transmisión de Tisaleo.  He vuelto a escuchar el audio y llama la atención que se mencione al alcalde de Tisaleo como su aliado, y la presencia de cabildos de Quero y Mocha.

Un día amanecimos con agua contaminada, pronto sin suministro del líquido vital, sin abastecimiento de gas doméstico, sin comercio en plazas y mercados, y cuando sucedió la toma de la Gobernación, hubo muchos videos que circulaban en las redes, hay uno de antología: un indígena al ser entrevistado, hablaba muy emocionado de su posicionamiento como autoridad fáctica en la provincia, pues, según él no había autoridades como Gobernador, Prefecto y Alcalde; en cuanto a los últimos tiene total razón, pero lo gracioso es que aquello de lealtad étnica, tan mentada, se fue de bruces, en el momento en que Caizabanda es desconocido como Prefecto, por sus mismos congéneres de la Conaie en Tungurahua y cierto ¿qué será de él y de Altamirano en estos días?

rsilvamayorga09@gmail.com