Todo un testamento institucional

Alejandro Querejeta Barceló
Alejandro Querejeta Barceló

Dos ministros salieron del gabinete de Lasso, poco después del envío a Fiscalía de los nombres de asambleístas acusados de chantaje. Al parecer, el archivo del proyecto de Ley de Inversiones fue el detonante; o la renuncia a la tan mencionada y manoseada “muerte cruzada”. ¿Qué es cierto y qué no? Nunca se va a saber la verdad de los hechos. Todo, todo, está por verse.

El rostro, el drama y el esperpento de la corrupción están en la atmósfera. Este país es el nuestro, resultado de nuestras decisiones. Han sido muchas las esperanzas puestas en la política y casi todas han acabado frustradas. César Vallejo, el gran poeta peruano, alguna vez escribió: “Amanezco en el mundo y con el mundo, en mí mismo y conmigo mismo”.

Están por verse sus consecuencias. Parece que no hay espacio para el optimismo. Tanto el Gobierno como la oposición son decepcionantes. A uno le falta coraje y a la otra, sentido común; en ambos las filias y fobias, a veces inesperadas, son el factor común. Una pareja tan imposible como duradera. El conflicto, sin embargo, afecta a todos, en particular a quienes no tienen ni siquiera un empleo decente.

¿Pasar por malos momentos supone que alguna vez los hubo buenos? La reconstrucción de la ética, en nuestro escenario político es imposible, puesto que ha brillado por su ausencia en nuestra historia reciente. El clímax de la incertidumbre y la desesperanza podría haberse alcanzado. Las teorías de la conspiración abundan, pero cualquier decisión de las partes tendrá ondas expansivas.

La relación entre ambas funciones (Ejecutivo y Legislativo) fluctúa del desprecio al “matrimonio de conveniencia”. El combate sigue en el campo de las palabras. Pone los pelos de punta imaginar los archivos de este cruce de “propuestas” y de “recepción” de los asambleístas investigados y los funcionarios del régimen que debían también investigarse. Sin ideologías por medio, ciñéndose a los hechos desnudos. Todo un detalle. Todo un testamento institucional.

aquereje@gmail.com