Siempre buscar el éxito

Rodrigo Contero Peñafiel

Todo se modifica en el universo. Nada es estático y todos estamos sujetos a los cambios de la naturaleza. El mundo está lleno de gente con grandes, pocos o triviales conocimientos, que van de un lugar a otro haciendo mucho, poco o nada en favor de la sociedad. Unos países cambian con más frecuencia que otros. Los gobiernos y las instituciones están sujetas al conocimiento de quienes las dirigen. La perseverancia y la determinación de sus capacidades se reflejan en sus resultados.

Las actitudes son las canteras de las que brotan las habilidades de las personas, con las que inciden en la prosperidad de las instituciones públicas o privadas, el progreso del país y la satisfacción de las necesidades de quienes confiaron en sus políticas de gobierno. Una actitud y pensamientos creativos y positivos cambian la mentalidad de la gente, devolviéndoles la confianza a todos y permitiendo el adelanto de los pueblos. Cuando las cosas no marchan bien es porque los pensamientos negativos de mucha gente no permiten que la mente subconsciente se movilice, para adaptarse a los cambios positivos.

Todos sabemos la dificultad de luchar contra pensamientos o sentimientos negativos y dominantes, de personas que se oponen al cambio porque prefieren vivir en el pasado sombrío de su existencia. Cuando alguien es acechado por un pensamiento negativo, sea de resentimiento, miedo, repulsión, odio o de lo que sea, hay que saber enfrentarlo con convicción, dedicación y fuerza, para impedir que éste crezca en su interior y ponga en peligro la hegemonía interna de la cualquier persona, hasta llevarla al fracaso. Ejemplos hay muchos en la política ecuatoriana, en la que la desesperación por llegar al poder para tomar venganza no tiene control.

Prepararse, acrecentar la inteligencia, sumar más pensamientos, observar con más detenimiento las actuaciones de las personas, pensar en servir a los demás, perder el miedo al cambio, no pensar en dádivas de gente hipócrita y corrompida, permitirá aprender de los errores. Se triunfa cuando se superan las dudas internas. Los tropiezos y fracasos son parte de un proceso de cambio que hay que superar para llegar al éxito.