El cordón de la paternidad

Lorena Ballesteros

Cuando una mujer se entera de que va a ser madre su cuerpo deja de ser únicamente suyo. Se convierte en un envase, un recipiente, un hogar. Su alimentación es la de dos. Sus malos hábitos no solo la dañan a ella. La vida, con nueva vida, cambia radicalmente. El cordón umbilical es un enchufe de esperanza, una cadena, una unión irrefutable.

Cuando un hombre se entera de que va a ser padre se sacude, se conmociona. Quizás lo primero que altera es su sistema nervioso. ¿Trabajar más para atender otra boca más? ¿Una atadura perpetua? ¿Una tergiversación a sus prioridades? Los movimientos son externos. Adentro poco pasa.

O quizás no. Tal vez, cuando un hombre se entera de que va a ser padre siente ansiedad al verse desposeído del control de la gestación. Impotencia de no ser más que un espectador. Siente extrañeza de ver que el cuerpo de su pareja se transforma y se multiplica. Siente envidia y quisiera ser ella para poseerlo desde el inicio. Siente celos de él, que ahora ocupa todo de ella. Se siente como un alienígena que ha aterrizado en donde se habla un idioma distinto al suyo.

Cuando una mujer toma a su bebé en sus brazos encuentra la cúspide de un camino que tardó 40 semanas en recorrer. Llega a esa meta con reconocimiento, aunque también con dolor. Porque su dolor físico sigue latente, pero el dolor del alma es más profundo, ese que penetra porque la vida nunca más será la misma: para bien y para mal.

Cuando un hombre toma a su bebé en sus brazos le dice quién es, se presenta por primera vez. Cuando corta el cordón umbilical, cree que finalmente la extensión de ese ser diminuto ahora podrá conectarse a su propia existencia. Que ya no son solo dos los que hablarán el mismo idioma, que ahora podrá ser parte de una trinidad.

En una novela memorable e íntima el argentino Andrés Neuman relata con lirismo la ansiosa espera de Telmo, su bebé. Y con su magistral narrativa desborda todos los sentimientos de un padre primerizo, que aguarda expectante y atento a cada transformación de su mujer, la artesana de la nueva luz de su vida.

Un alumbramiento no es lo mismo para un hombre que para una mujer. Y por eso ‘Umbilical’, la novela en cuestión es un homenaje a la vida y a la paternidad. Se trata de una exploración profunda de lo tangible e intangible. El tránsito del yo al tú.

Si bien está relatado como un susurro íntimo, un diálogo entre el autor y su bebé; es también un mensaje colectivo que retrata los primeros momentos de la paternidad de la que tan poco se habla en la literatura.

Un precioso regalo que le podrán hacer al padre de sus hijos o a su propio padre.

¡Feliz Día por adelantado!