domingo, noviembre 28, 2021

Envejecer

Rodrigo Contero Peñafiel

Las mujeres viven sin depender de otras personas hasta los 82 años y los hombres hasta los 79. Pitágoras dijo: «envejece bien quien ha vivido bien».

Envejecer es ir perdiendo las capacidades bio-psico-sociales que nos acompañan en el transcurso de la vida; es ir adaptándose poco a poco a la pérdida de ciertas facultades físicas y mentales. Nada tiene que ver con ser pobre o millonario, es el “cómo se ha vivido».

Alimentarse bien y en horarios normales, dormir 8 horas diarias, hacer ejercicio, evitar bebidas alcohólicas y fumar, mantener la presión arterial y el colesterol dentro de límites normales es lo correcto. Una vida psíquica activa, afectiva, intelectiva y volitiva refuerzan nuestra personalidad. Conservar amistades, asistir a reuniones sociales, practicar algún juego y leer, generan paz interior y bienestar.

 Ser amable, diáfano, sencillo; amar y dejarse amar, vivir cada día con optimismo, dan seguridad. Nadie ayuda porque le creen inútil, sino porque se inspira respeto y confianza. Si se da amor y amistad se recibe igual o mucho más.

Vestirse cómodamente da seguridad y evita percances, no se puede hacer más esfuerzo que aquel que el cuerpo y la mente permiten. Vivir en el tiempo y el espacio adecuado, integrarse a un grupo de recreación y terapia ocupacional permitirán sentirse útil.

 Nadie puede considerarse un estorbo: «ya dieron lo mejor de la vida”; la experiencia es muy valiosa para las futuras generaciones. Ayuda cuando puedas, transmite lo que sabes, concéntrate en tu «yo», no hay otra persona igual a ti.

Los años suman enfermedades y contratiempos, pero también dicha y felicidad. Cuando se llega a la vejez hay que tomar precauciones. La esperanza de vida va en aumento, pero también existen riesgos.

Nunca puedes darte por vencido, adáptate a tu nueva vida, no te automediques, acude a tu médico de confianza, visita a tu familia y tus amistades y no olvides que solo los seres débiles y hostiles olvidan que las etapas de la vida las recorremos todos.

Comparte y disfruta; piensa en los que partieron antes que nosotros, nunca pierdas el rostro de tu identidad personal. Envejecer es un privilegio que tenemos todos.

Artículo anteriorNuestros ulemas
Artículo siguienteAulas hospitalarias

Más columnistas

La Hora TV