sábado, enero 29, 2022

Comencemos bien

Fabián Cueva Jiménez

La emoción democrática vivida durante la ceremonia de transición de gobierno esperemos se prolongue porque en una sociedad como la nuestra es fácil encontrar engaños y delaciones, pero difícil hallar lealtad, elemento que da paz mental y emocional a quien distribuye y a quien recibe.

La imagen de la nueva ministra de Educación después de los comentarios sobre sus antecedentes en la  “revolución educativa” requiere ser reconstruida urgentemente con una que emita confianza y respeto.

Fue su responsabilidad, entre otras funciones (2013-2015) desde la de Subsecretaría de Fundamentos Educativos, buscar la mejora de la calidad educativa desde la investigación, estructura curricular, infraestructura, cumplimiento de los estándares educativos. Esto se refiere al funcionamiento óptimo de las instituciones educativas, eficiente desempeño docente, liderazgo positivo de directores y rectores; en definitiva, mejor educación. En 14 años, los resultados fueron negativos.

Para dirigir un ministerio tan importante, es necesario seriedad, preparación científica, equilibrio emocional y afectivo, más una dosis de elevada lealtad, mismos que orientan a beneficiar a un conglomerado, una comunidad, un pueblo. Recuerde Ministra, comencemos bien, la lealtad no es efímera, es el cumplimiento permanente de la ley. Usted debe retribuir la confianza que le han depositado, apuntar a un ideal realmente sentido. Su misión es exclusivamente el servicio público, con coherencia y honestidad.

Imagino que en este gobierno ya no habrá “contribuciones voluntarias” de altas autoridades en beneficio de un partido político, infraestructura sin auditar, negligencia administrativa , abultamiento burocrático, ataques a estudiantes, nombramientos fuera de concursos, falta de capacitación docente, ausencia de información de resultados, ocultamiento de verdaderos niveles de aprendizajes de calidad. Comencemos bien, los retos son numerosos. Ya anunció algo, pero no olvide que, como dice Jeffrey Gitomer, “ser leal a uno mismo es el único modo de llegar a ser leal con los demás”.

Artículo anterior¿Qué quiere Leonidas Iza?
Artículo siguienteA portarse bien juiciosos

Más columnistas

La Hora TV