Dictadura y democracia

    ARMANDO DAZA QUIÑÓNEZ
    ARMANDO DAZA QUIÑÓNEZ

    La revolución francesa  marcó un hito en los Derechos Humanos, significó un gran avance en la sociedad universal; posteriormente se crearon los derechos progresivos, los que con claridad señalan la imprescriptibilidad de todas las conquistas sociales, laborales y económicas.

    Sin embargo, en todo el mundo, y, en todos los tiempos, han existido monstruos inquisidores y diabólicos, que buscan beneficios personales y materiales; quienes para sostenerse en el poder, utilizan artificios, ofreciendo a la colectividad, especialmente a los más pobres, sopa con cucharas vacías, y toda clase de bienes necesarios para la vida, como pan, techo y empleo.

    Una vez que toman el poder, la mayoría de políticos, realizan pequeñas obras, con precios inflados, quedándose con gran parte de la riqueza del Estado. Las dictaduras son como las drogas, los gobernantes, pretenden perennizarse en el poder, especialmente de Latinoamérica, se roban y destruyen  los estados democráticos, impidiendo el crecimiento de los países, y estimulando el desequilibrio humano.

    En el Ecuador hemos tenido algunas dictaduras, pero la que destruyó el país y su gente, fue la de Rafael Correa,  se fundamentó en la concentración de los poderes, con el argumento, de que el Presidente de la República es el Jefe del gobierno, así le metió la mano a la justicia y procedió como dueño y señor de haciendas; como en los tiempos de los señores feudales, autoritario, abusivo y corrupto.

    Democracia es una doctrina, que abarca el derecho ciudadano a elegir y controlar a sus gobernantes, en todas las funciones del Estado, guardando siempre la independencia de poderes, de las funciones legislativa, ejecutiva y judicial, lo cual permite un equilibrio, para el desarrollo productivo.

    El pensador griego Pitágoras dijo: “eduquemos a los niños y no será necesario castigar a los hombres” en base a este concepto si hubieran instruido y educado en valores al señor Correa y su grupúsculo, no estarían presos, ni andarían huyendo por tanto robo y atraco a las arcas del Estado.

    La grave crisis que vive en Ecuador, sin dinero para pagar sueldos a funcionarios, deudas al IESS, falta de medicinas y vacunas, falta de obras públicas, se debe al sobre-endeudamiento que realizó el señor Correa, al gobierno chino, con intereses que pasan del diez por ciento, y con pago de nuestro petróleo, lo que impide actualmente que tengamos ingresos de dólares, y estar de hecho en ruinas.