Diálogo en lugar de paro

    Se cumplió ayer el primer día del paro nacional anunciado por los transportistas. Se cerraron algunas vías interprovinciales y miles de pasajeros no pudieron movilizarse. Sin embargo, mucho del transporte urbano rechazó unirse al paro, en muchos casos por asegurar el sustento de sus familias; son pocos los privilegiados que se pueden permitir un “hoy no salgo a trabajar”.

    Ya iniciada la transición al nuevo gobierno de Guillermo Lasso, el actual Ejecutivo no tiene el músculo político ni para hacer que el COE disponga medidas de contención ante el Covid-19, mucho menos tomará decisiones trascendentales sobre revertir la liberalización del precio de los combustibles. Adoptada en Julio de 2020 a pretexto de cuidar las arcas públicas por el desgaste de la pandemia es, sin duda, un legado que la historia le reconocerá al presidente Lenín Moreno.

    El país no debe volver jamás a un sistema de subsidios generalizados a los combustibles fósiles. Un subsidio focalizado que evite el alza progresiva de la tarifa para los pasajeros fue una de las promesas del gobierno al eliminar el subsidio del diésel que tanto favorece a contrabandistas, criminales y narcotraficantes. La negociación debe empezar por ahí.

    Será lamentable que la Fenacotip cumpla con su amenaza de sancionar a los transportistas que no se plegaron al paro. Más bien, ante la poca acogida, deberán considerar que quizá el país pide un alto a la violencia y responderá mejor al diálogo.

    Nadie alcanza el éxito sin recibir ayuda en el camino; una buena red te llevará más rápido.”

    Geri Stengel
    Emprendedora y activista; EE.UU.

    Enseña a tus hijos a comportarse decentemente; cuando crezcan, será tarde para aprender.

    Eraldo Banovac (1955- )
    Profesor y experto en energía; Ucrania.