martes, mayo 11, 2021

Desorganización

Parecía el juego del gato y el ratón o el corre ve y dile, lo cierto es que la idea existió, el interés no tuvo soporte, faltó organización por ausencia de planificación. Importante que es para todos y el costo cubre el Estado. Pero de qué se trata, pues de la vacuna contra el Covid-19, la salud está supeditada al apoyo humanitario de Autoridades nacionales y provinciales. El desorden cundió desde el inicio y a esta fecha algo ha mejorado, por fin se ideó varios centros para atender el noble cometido de la vacunación, de esta manera parece que la odisea se transforma en grado de mejor atención y aceptabilidad.

El Ministerio de Salud Público (MSP) tuvo el acierto de notificar con antelación pero allí murió la flor; ante los rumores de ir y venir de un Centro de Salud a otro, acerté a visitar uno en el norte de la ciudad pero la tan esperada llamada nunca llegó, se extravió en el camino. El padrinazgo, madrinazgo, palancas y palanquetas como llaman ahora permitía vacunar a unos.

Decidí visitar el hospital del sur, era abrumadora la concurrencia pero no constaba agendada, fueron mis soportes la CI, carné de discapacidad y carné de jubilada, expresé que merecía total respeto y no la burla como a muchos, la gentileza de una doctora y mi expresión que no me movería, hizo que se me atendiera como debe ser. Sé que hubo cupos y llamadas para vacunarse antes de las elecciones, ” donde las dan las toman” Dios existe tarda pero llega, no se juega con los sentimientos, con la pobreza, con la enfermedad, con la edad, con la humildad y los sabios y sanos propósitos.

MARÍA LUISA GÓMEZ DE LA TORRE GÓMEZ

Más columnistas

La Hora TV