Desafío para el Ministerio de Gobierno

    En los últimos años, el Ministerio de Gobierno perdió parte del protagonismo que usualmente acompaña a dicha oficina en una democracia moderna.

    Primero hubo un presidente que, como era tan popular y concentraba todos los poderes, no necesitaba negociar, luego vino otro al que, de tan impopular, negociar no le sirvió de nada. Ello incidió en que el país perdiera de vista cuán importante y compleja es la tarea de construir gobernabilidad, la misma que el nuevo régimen tendrá que redescubrir.

    El partido en el poder tiene un grado de adscripción ideológica entre la población sumamente minoritario, tal y como se aprecia en la conformación de la Asamblea Nacional.

    Enfrenta un país muy fragmentado políticamente y una serie de graves problemas que requerirán medidas de gran impacto; no solo porque ha heredado una serie de asuntos espinosos, sino también porque enfrenta una época de cambios profundos a nivel global. El presidente Guillermo Lasso, además, no ha demostrado pretensiones de ser un mandatario omnipresente ni es un avezado político de carrera.

    Todo ello implica, especialmente tras la lamentable salida de César Monge, que la nueva ministra de Gobierno, Alexandra Vela, tendrá ante sí la colosal tarea de erigir consensos en un entorno que conspira contra ellos. Actora importante en el antiguo sistema político construido alrededor de los partidos, deberá  demostrar habilidad y ahínco para navegar el presente con similar destreza.

    FRASES DEL DÍA

    «Solo percibimos que el aire y la libertad son esenciales cuando nos faltan.”

    Elis Regina (1945-1982)
    Cantante brasileña

    «Cuando estamos yendo en la dirección equivocada, lo que menos necesitamos es progreso.”

    Nick Bostrom (1973)
    Filósofo sueco