Cuatro panoramas en los que Jorge Yunda saldría de la Alcaldía

    1163
    EVENTO. Sesión del Concejo Metropolitano de Quito. Foto. Municipio de Quito
    EVENTO. Sesión del Concejo Metropolitano de Quito. Foto. Municipio de Quito

    Uno de ellos sería si el burgomaestre solicita una licencia la Concejo.

    La corrupción en el Municipio de Quito se volvió insostenible. El alcalde Jorge Yunda es señalado por varios delitos y, mientras las investigaciones avanzan, su destitución es una de las cartas que se barajan sobre la mesa.

    De las opciones al alcance del burgomaestre, solo una depende de él: se trata del escenario en que Yunda enfrentaría a la justicia, solicitando una licencia al Concejo Metropolitano, y encargando el puesto. De acuerdo al Código Orgánico de Organización Territorial (COOTAD), en caso de tomar esta opción, le sucedería temporalmente en el cargo el vicealcalde Santiago Guarderas.

    Guarderas, junto a los concejales Marco Collaguazo y René Bedón, solicitaron públicamente a la Fiscalía y la Contraloría que investiguen los casos que empañan al alcalde, pero no piden la remoción del cargo. “La renuncia es un acto voluntario”, dijo Bedón.

    La bancada de concejales de la Revolución Ciudadana también pide la intervención de los organismos de control, pero advierte su rechazo a “la utilización de la justicia como instrumento político de persecución”, cita un comunicado firmado por los nueve miembros del bloque.

    Segundo escenario

    La bancada correísta pretende remover del cargo al vicealcalde Guarderas para que, en caso de que Yunda encargue el puesto, un miembro de su bloque lo asuma.

    La concejala Luz María Coloma se adelantó a este escenario. “Pretender cambiar a un vicealcalde, reformando la resolución que designó a Guarderas en esa dignidad, es una abierta ilegalidad, comparable con un golpe de Estado. Implicaría tomarse la Alcaldía violando la ley”, asegura.

    Pero esto se resolvería en la sesión plenaria del Concejo Metropolitano que tendrá lugar hoy, 30 de marzo de 2021, en caso de que se presente una moción para incluirlo en la orden del día.

    Algo que tampoco se contempla en la agenda de hoy es la posibilidad de destituir al alcalde. “De existir los votos podríamos tener un espacio para plantear nuestras opiniones al alcalde, pero no podríamos votar para destituirlo”, explica Coloma.

    Sobre este tercer panorama, el politólogo Felipe Echeverría explica que el COOTAD prevé un procedimiento para la remoción en el artículo 336, debiendo cumplirse con una causal de remoción de los artículos 333 y 334 de la misma normativa.

    “Cualquier persona puede pedir la remoción del alcalde, cuidando de contar con las pruebas que justifiquen su petición”, explica. “El documento se presenta en la Secretaría, que en dos días la remite a la Comisión de Mesa. Esta, a su vez, califica la solicitud en un plazo de cinco días. Si la calificación es favorable se da un plazo de diez días para que las partes sustenten las pruebas. Luego, si procede, se convoca a sesión extraordinaria y se somete a votación del Pleno”.

    Para destituir al alcalde se necesita el voto favorable de dos terceras partes del Concejo; es decir, 14 de 21. Un número con el que no se cuenta actualmente, pues nueve corresponden al bloque de la Revolución Ciudadana y otros tres a Unión Ecuatoriana, ambos afines al alcalde. De los nueve votos restantes, solo cinco concejales se pronunciaron en favor de la renuncia del alcalde: Luz Elena Coloma, Omar Cevallos, Fernando Morales, Juan Manuel Carrión y Bernardo Abad.

    Grupo ciudadano impulsa la destitución

    El cuarto panorama de Yunda es que continúe en el cargo hasta terminar su mandato, mientras enfrenta a la justicia. Sin embargo, es poco probable,  pues no depende de él o su círculo de simpatizantes.

    Fuera del Concejo, la plataforma ciudadana Quito Unido presentó un pedido de remoción del cargo en contra de Jorge Yunda. A esto se suma una demanda por delincuencia organizada contra el burgomaestre.

    Marcelo Hallo, vocero de Quito Unido, explicó a este diario que la primera acción legal se presentó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), en junio de 2020, alegando incumplimiento del plan de gobierno oficial y coartar la participación ciudadana. “El CNE no dio paso, insistiremos”, dijo.

    La segunda acción se presentó el lunes, 29 de marzo de 2021, en la Secretaría del Municipio, justificada en incumplimiento de la ley, despilfarro y mal manejo de fondos públicos por parte de Yunda. Con esto, Hallo espera que el Concejo Metropolitano de paso a la destitución del alcalde.

    La tercera acción legal será una denuncia por delincuencia organizada, asociación ilícita y tráfico de influencias contra Yunda, su hijo y otros familiares y funcionarios municipales. (LGP)

    Unos renuncian y otros son cesados

    A través de una carta, Yunda separó a tres funcionarios de la Alcaldía de Quito: Cinthya Puga y Christian Ácaro, quienes trabajaban en el despacho; y, Carlos Poma, director Metropolitano de Informática.

    Por otra parte, renunciaron el administrador general del Municipio, Freddy Erazo, y el secretario de Cultura, Diego Jara.

    Estas salidas de funcionarios se producen en medio del escándalo de corrupción que empaña al alcalde, relacionado con las conversaciones que su hijo, Sebastián Yunda, habría mantenido con funcionarios, actuando de intermediario de su padre.