lunes, junio 14, 2021

Editorial Columnistas Nacionales Crónica de una Cartelización Fiscal anunciada

Crónica de una Cartelización Fiscal anunciada

Martín Litwak*

Los países del G-7 aprobaron en Londres promover un impuesto mínimo global del 15% para compañías multinacionales en cada país en el cual operan.

La propuesta es un ataque frontal contra la soberanía de jurisdicciones que establecen bajos impuestos a las ganancias corporativas y que han sido utilizadas por décadas por las empresas más grandes del mundo. La competencia fiscal favorece a los pagadores de impuestos. La cartelización, a los Estados voraces. Impedir que los países compitan en lo impositivo evita que los países pobres atraigan inversiones, y quienes pagarán este impuesto no serán las empresas sino sus consumidores.

Quienes defienden el impuesto señalan que homogeneizará el sistema tributario internacional, evitando que las corporaciones cambien sus operaciones de un país a otro en busca de mayor ventaja. EE.UU. parece más honesto al aceptar que, sin un mínimo global, no podrá financiar su proyecto de infraestructura de $2.000 millones. Este ‘mínimo global’ no es algo novedoso, reposa en la agenda de la OCDE desde hace casi una década, pero el respaldo de la Casa Blanca de Joe Biden fue el punto de inflexión. ¿En serio piensan los burócratas del G-7 que a los abogados de las grandes empresas no se van a ingeniar cómo estructurar las actividades de estas para minimizar el impacto? Toda norma tiene vacíos y esta no va a ser la excepción. Mientras haya en el mundo inseguridad jurídica y esta voracidad fiscal; y continúen los ataques contra la privacidad y el derecho a la propiedad de las personas, habrá paraísos fiscales para rato.

Los paraísos fiscales no desaparecieron con la eliminación de las acciones el portador, con la prohibición de tener regímenes impositivos diferenciados para residentes y extranjeros, con la obligación de firmar acuerdos bilaterales que posibiliten el intercambio de información entre países, con Panama Papers, con FATCA, con CRS, con BEPS ni con las leyes de Substancia Económica; y menos van a desaparecer como consecuencia de esta desafortunada iniciativa.

*  Fundador de @UntitledLegal, boutique de servicios legales especializada en planificación patrimonial internacional y estructuración de fondos de inversión. .

Artículo anteriorYunda y las coartadas
Artículo siguienteLa desigualdad en el mundo

Más columnistas

La Hora TV