Crisis penitenciaria dejó grandes lecciones

139
Instalaciones. La cárcel permaneció en calma durante la crisis penitenciaria.

El Centro de Rehabilitación Social de Quevedo (CRSQ) ha atravesado por un largo proceso de pacificación.

Redacción Quevedo

QUEVEDO • Luego de un aparente control de las revueltas que se suscitaron durante los últimos días, en varios recintos penitenciarios del país, las autoridades efectúan las evaluaciones y reparaciones pertinentes, en las infraestructuras de las penitenciarías que se vieron afectadas por los conatos de violencia.

Mismos que propiciaron el pronunciamiento de 84 de los legisladores de la Asamblea Nacional, quienes exigen la destitución del ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño, el director del Servicio de Atención a Personas Privadas de Libertad (SNAI), Edmundo Moncayo y la presidenta del Directorio del Organismo Técnico de Rehabilitación Social, Johanna Pesántez.

La resolución insta a inculpar a estos funcionarios por los hechos sucedidos y efectuarles un juicio político por incumplimiento de sus funciones como responsables de la seguridad ciudadana.

Por otra parte, el Director General de la SNAI, Edmundo Moncayo, desmintió un supuesto reingreso de Agentes de Seguridad Penitenciaria, que en días pasados circuló en redes sociales, indicando que “no se han realizado convocatorias” para esas funciones.

Contraste

Mientras los recintos penitenciarios de varias provincias ‘ardían en llamas de violencia’ y cientos de reclusos, así como sus familiares sucumbían en la incertidumbre, ante la severa situación, el CRSQ, conocida por su violento historial, permaneció en total calma.

Según indicó Carlos Vivas, director del Complejo Penitenciario Los Ríos número 2 (Penitenciaría de Quevedo), esta calma sería producto de varios años de trabajo, que han provocado un cambio de pensamiento en los reclusos, y por consecuencia reflejan un cambio de conducta.

“Desde hace dos años y medio hemos venido trabajando en la integración de la población penitenciaria, incluyendo tanto a las Personas Privadas de su Libertad (PPL), como a sus familiares, en una serie de dinámicas que nos han permitido lograr esta transformación”, puntualizó el funcionario.

Proceso

Dentro de las tareas ejecutadas se encuentran las prácticas deportivas y de actividades sociales, que fomentan la interrelación de los reos y de sus familiares. Todas ellas elaboradas bajo estricta orientación psicológica.

Sumado a ello, los internos cuentan con un área educativa donde tienen acceso a la formación de escuela, colegio y actualmente se desarrollan labores para poder brindar educación de tercer nivel.

De igual forma, se les incentiva al trabajo a través de un taller de ebanistería, donde los reos que conocen sobre la materia ayudan a capacitar a sus compañeros de prisión.

Desde hace varios años expertos en la materia han criticado el sistema carcelario ecuatoriano. Aseguran que en estos lugares no se rehabilita a los PPL, más bien algunos se perfeccionan en sus andansas,
por así decirlo.
(JTE)