Pequeños productores de leche entregan con normalidad

MAR, 27, 2020 | 15:32

PRODUCCIÓN. Las actividades ganaderas se mantienen para abastecer a la población.

Patricio Ramírez tiene dos vacas, a diario entrega alrededor de 24 litros de leche a los piqueros que visitan su domicilio, esta actividad no se ha modificado en estos días de emergencia sanitaria. Cada litro de leche se vende en 40 centavos. El pago es quincenal. Según informó ayer, la visita de los piqueros se mantiene sin modificación y por eso tiene que alimentar adecuadamente a sus animales para que sigan produciendo y poder abastecer a las industrias para el consumo nacional.

Por las actividades agrícolas y ganaderas que se desarrollan en el campo, las familias están conscientes de que no pueden salir de su casa, pero el trabajo en el campo se mantiene. Patricio tiene además de las dos vacas, cinco chanchos, cuyes, conejos y gallinas; por lo que el trabajo al día es arduo, bajo las medidas de precaución necesarias.

Favio Chanatasig, director distrital de la Agencia de Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), informó hoy que desde el momento en que inició la emergencia sanitaria se suspendieron todo tipo de controles, pero que la recolección de la leche en el sector rural se mantiene porque es una actividad propia de la cadena láctea. Sin embargo, destacó que esta actividad depende en gran medida de lo que recepte la industria y hasta el momento todo se mantiene con normalidad, en este sentido.

Aseguró que, hasta el momento no han tenido reportes de desabastecimiento de leche. Sin embrago existe preocupación por parte de los productores, por la situación que atraviesa el país y en cualquier momento la industria reduce los pedidos.

Chanatasig recordó que se mantiene la resolución que regula  la vigilancia y control del uso de suero de leche, que en su estado natural solo puede ser utilizado como alimento para animales y no para la elaboración productos lácteos.

De su parte, Patricio dijo que por el momento no tienen mayores necesidades, que están abastecidos, pero sí les preocupa que la situación se agudice y que los alimentos escaseen y los piqueros ya no les compren la leche. (VHG)