Secciones   /   Policial

El método mula es el más común para ingresar droga

SEP, 23, 2019 |

Seguridad. Estas son varias de las evidencias que han sido incautadas.

La sustancia estupefaciente es camuflada en las partes íntimas de las personas.

En los controles que realizan a las personas que van a visitar a los presos al interior de la cárcel regional, los agentes del Centro Regional de Adiestramiento Canino en Cotopaxi (Crac) se ubican en el segundo filtro de seguridad para realizar los cateos. Durante este mes se registran dos casos por tratar de ingresar sustancias ilícitas dos ciudadanas ecuatorianas tenían camuflado en su cuerpo 162 gramos de clorhidrato de cocaína, las dos féminas fueron puestas a órdenes de las autoridades competentes para su juzgamiento.

Desde enero hasta el 23 de septiembre se registran 24 casos positivos donde han sido detenidos hombres y mujeres que tratan de ingresar sustancias sujetas a fiscalización en sus cavidades corporales. La mayoría de detenidas son mujeres, las sustancias ilícitas que se tratan de ingresar son marihuana y cocaína.

El capitán Lenin Vaca, jefe del Crac, explicó que realizan operativos en la cárcel regional Cotopaxi con la ayuda de canes detectores de droga registran a las personas que van a ingresar a las visitas e impiden que las organizaciones delictivas que operan al interior del centro penitenciario logren su cometido.

El método que más se utiliza para tratar de evadir los controles son las llamadas mulas,  según las primeras investigaciones las organizaciones delictivas que operan en el lugar se aprovecharían de las necesidades de las personas de escasos recursos económicos que desconocen la situación legal que puede incurrir estas conductas.

Con el objetivo de evitar ser detectados por los canes anti drogas, la sustancia ilegal sería envuelta  en fundas de látex, después introducidas en las cavidades corporales como son vaginales y anales.

Durante el registro a las personas que ingresan al interior del centro penitenciario si el can anti drogas da una alerta proceden a realizar una revisión corporal a través de un eco para verificar si existe la sustancia,  en el caso de ser positivo proceden a la extracción, pesaje y a la detención de la persona.

Según trabajos de inteligencia de la Unidad Antinarcóticos se ha determinado que cada dosis que ingresa al centro penitenciario tiene un valor de 20 dólares y es usado por mafias de los pabellones. (MT)