Feria presentó más de 300 proyectos

SEP, 18, 2019 |

Creatividad. Los estudiantes presentaron lo aprendido en las aulas.

Motores, vehículos  ahorradores de energía, rosas, productos agroecológicos, opciones para mejorar el tránsito y decenas de ideas se presentaron en la segunda Feria de Ciencia y Tecnología presentada por el Instituto Tecnológico Cotopaxi (ITC) que reunió proyectos de varias partes del país.

Carlos Eugenio, rector del ITC, dijo que dentro de las actividades del calendario académico se realiza la feria de proyectos educativos al finalizar el ciclo y por esto la feria congregó iniciativas de todos los niveles e incluso invitaron a instituciones educativas como el instituto Vicente León, Instituto Luis A. Martínez,  de Ambato y Antonio José de Sucre, de Quito.

Las carreras de electromecánica; mantenimiento eléctrico y control industrial; mantenimiento y reparación de motores a diesel y gasolina y las  carreras  duales como formación logística multimodal,  floricultura y desarrollo infantil  integral presentaron distintos trabajos que se desarrollaron con el apoyo de los docentes y la creatividad de los estudiantes.

“Buscamos que los estudiantes puedan llevar a los stands la aplicación y solución a problemas reales de la comunidad y que las instituciones en donde cumplen sus practicas puedan aplicarlas para mejorar su trabajo”, acotó Eugenio.

En total fueron 300 proyectos que recibieron un certificado de participación.
Uno de los proyectos que ha tenido buenos resultados en la práctica es el manual didáctico de floricultura, que permite enseñar a los estudiantes el proceso de post cosecha de una forma práctica, en el proyecto se ingresan 30 botones de rosas en cuartos fríos los que reciben el proceso de hidratación, acido nítrico y un hidratante natural, después se clasifican los botones de acuerdo al tallo y se cumple el  empaque y el enganche de 25 tallos que deben cumplir las especificaciones para exportación.

Según el rector de la institución, estos procesos ya son aplicados en las florícolas de la zona y preparan al estudiante para la vida profesional.

Diana Yauca, estudiante de floricultura presentó su proyecto que consiste en la elaboración del compostaje de los desperdicios del instituto para que sirva de abono para el crecimiento de plantas, “se da un proceso a estos desperdicios lo que es un nutriente natural y nada invasivo para el suelo”.

Bajo esta misma tónica esta carrera también presentó los bioplagicidas a base de minerales y plantas  los que no contaminan el ambiente, pueden combatir plagas como la mosca blanca en el tomate, no contaminan el agua, mantienen el sabor de los alimentos y no perjudican la salud de los consumidores.

Yauca dijo que estos bioplagicidas están comprobados en distintos cultivos y se hacen con cebolla, ajo y otros ingredientes que no son químicos, “todas estas técnicas son usadas en las empresas floricultoras donde hacemos las prácticas dando resultados positivos”.

Por su parte Fernando Mallitasig, ex estudiante de la carrera de mantenimiento y reparación de motores, presentó su proyecto de graduación que consiste en un vehículo tipo buggy hecho de forma integral.
 Fernando explicó que el vehículo costó cerca de 3 mil dólares y es muy útil para el turismo, por lo que se podría producirse en masa para que los municipios lo implementen en los centros históricos. (NA)