Secciones   /   Cultura

Camilo Restrepo se ampara en la Constitución: ‘Se resolvió por unanimidad no aplicar el reglamento’

AGO, 13, 2019 |

GESTIÓN. Restrepo estuvo al frente de la CCE de 1992 a 1996 y reasumió el cargo en 2017.

La Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) cumplió el pasado viernes 75 años desde su fundación, promovida por Benjamín Carrión. Durante esta semana, se mantendrán actividades artísticas y culturales, en conmemoración del evento.

Camilo Restrepo Guzmán, quien asumió por segunda vez la presidencia de la Sede Nacional de la CCE en 2017, destaca “la pluralidad que tuvo la integración de los primeros miembros de la institución”, y recuerda que las inclinaciones políticas de Benjamín Carrión, el primer presidente de la CCE, y de Jacinto Jijón y Caamaño, vicepresidente, eran contrarias, sin que esto influyera en su participación como insignes representantes de la cultura nacional. 

“En ese encuentro, la cultura demuestra que por sí misma puede integrar al país”, dice. 
 

El sueño trunco
La CCE nació en un momento crítico, cuando la identidad nacional se vio golpeada por la guerra con el Perú de 1941 y la firma del Protocolo de Río de Janeiro. “Frente a ello, la lúcida idea de Carrión de que unamos al país a través de la cultura fue el eje fundamental para la creación de la CCE”, dice Restrepo Guzmán. 

No obstante, luego de 75 años siendo la institución cultural más importante del país, la expectativa de Carrión, de que “seamos una gran potencia de la cultura”, no llega a concretarse. Con el sector cultural dividido y la gestión de la CCE en tela de juicio, Restrepo condena las medidas que el Ministerio de Cultura ha propuesto para intervenir en la institución: 

“La CCE ha sabido solucionar internamente sus conflictos–afirma-. (…) Yo cumplo mi deber institucional de defender a la CCE. Mientras yo sea presidente, la CCE será autónoma, porque eso lo determina la Ley”.


***


¿Qué se ha hecho durante su gestión para diversificar la oferta cultural de la CCE?
Al cumplir 75 años, nos encontramos ante una realidad económica, social, tecnológica completamente distinta. Es un desafío para la CCE el encontrar su verdadero norte para cumplir con el país. 

Creemos que hay que mirar a la realidad actual, las culturas urbanas, los laboratorios de cultura que son la vida de los pueblos y comunidades. Allí está toda una cultura que no ha sido apoyada para expresarse ampliamente. 

Con ellos mantenemos relaciones, abrimos las puertas de la CCE, por ejemplo, con ‘Los Diablos se toman Quito’, que va por la tercera convocatoria. En junio, hicimos junto a las universidades el festejo del Inti Raymi. Los miércoles hay funciones de danza tradicional. La CCE trabaja en comunidad con otras organizaciones. No buscamos protagonismos de ninguna clase, sino el que todos pongamos nuestro grano de arena para la consecución de los objetivos. 
 

Cuando se creó el Ministerio de Cultura, se afirmó que la CCE perdería su autonomía. ¿Sigue siendo un ente independiente?
Un Ministerio de Cultura no debe existir, porque no puede haber una ‘cultura oficial’, la cultura es una expresión de la libertad de creación de los hombres. Con la Ley de Cultura, pretendían convertir a la CCE en una entidad del Ministerio. 

Logramos que se la declare como una institución jurídica de derecho propio, con autonomía administrativa y financiera, pero no pudimos controlar todo lo que es el andamiaje de la Ley. 

En un golpe insano, se expidió en el Reglamento General de la Ley de Cultura el Art. 140, que deja a la Sede Nacional sin recursos y dice que los costos que demande el funcionamiento de la Sede Nacional y su Junta Plenaria los cubrirán los Núcleos Provinciales de manera igualitaria. Eso quiere decir que la Sede no tendría presupuesto, sino que viviría de lo que los núcleos le den. Hay una contradicción con el Art. 167 de la Ley de Cultura, que determina que los recursos asignados a los núcleos provinciales por el ente encargado (el Ministerio de Finanzas) se distribuirá según ciertas variables. Se habla de los núcleos, no de la Sede Nacional. 

El Art. 425 de la Constitución señala que, si hay una contradicción entre normas, primará la norma de mayor jerarquía. Estamos hablando de un reglamento contra la Ley. Lo que yo hago es aplicar lo que me ordena la Constitución. 

Están queriendo dar a entender que la Sede Nacional es la que determina cuánto debe recibir cada Núcleo Provincial y no es así. El presupuesto lo determina el Ministerio de Finanzas y lo aprueba la Asamblea Nacional. Hemos hecho dos Juntas Plenarias y en la primera se resolvió por unanimidad no aplicar el reglamento, porque va contra la Ley. Yo estoy amparado en la Constitución. 
 

Uno de los objetivos de la CCE fue descentralizar la cultura. ¿Por qué la Sede Nacional insiste en que su presupuesto no se divida con los núcleos provinciales?
Estoy completamente de acuerdo con la descentralización, fui fundador del Núcleo Provincial de Pastaza. Impulsé la autonomía de los núcleos provinciales, antes los presupuestos pasaban por la Sede Nacional y pedí que sean remitidos directamente del Ministerio de Finanzas a los Núcleos. 
En términos de recursos, todavía no hay una valoración por parte de los Núcleos para que me cuestionen con cuánto debería funcionar la sede nacional. Somos gestores de los bienes nacionales, que pertenecen a todos, como es la Biblioteca de la CCE, la Cinemateca, el sello editorial más importante del país. Tenemos el Teatro Nacional, que es el más emblemático de la ciudad, por su ubicación y su aforo; el Ágora, salas, teatros, el cine Alfredo Pareja Diezcanseco y cuatro museos. Todo eso lo gestiona la Sede Nacional, si desaparecemos, ¿quién se hace cargo de ese gran bagaje? (AA)

FRASE

En este momento, la CCE debe dedicar sus mayores esfuerzos a buscar un pensamiento crítico sobre la realidad de lo que acontece en el país”. Camilo Restrepo, presidente de la CCE. 

Íconos del blues se dan cita en la CCE

° El Festival Quito Blues comenzó ayer su décimo segunda edición, que trae a grandes íconos del género. El evento contará con gran variedad de propuestas como sesiones de baile, fotografía, grafiti y pintura en directo, acompañada con música blues. Las actividades se desarrollarán hasta el miércoles en el Teatro Prometeo de la CCE, de 11:00 a 21:00. Las presentaciones musicales se extenderán hasta el sábado, con invitados de todo el continente y se llevarán a cabo en el Parque del Arbolito.

Actividades 
Semana de celebración de la CCE

° Día de la Juventud: martes de 9:00 a 15:00 en el Teatro Nacional

° Presentación del libro ’20 Historias que parecen cuentos’. Martes en la Sala Benjamín Carrión, a las 19:00.

° Danzantes de la Mitad del Mundo: miércoles a las 19:00 en la Sala Demetrio Aguilera Malta.

° ‘Cinco centavitos de felicidad’. Miércoles a las 19:00 en el Teatro Nacional.

° VI Encuentro cultural ‘Nuestras Raíces’: jueves a las 17:00, en el Teatro Prometeo. 

° Cuentos y misceláneas populares: de viernes a domingo, de 17:00 a 20:00 en el Teatro Prometeo. 

° Festival Internacional de Cine de Quito: inauguración el viernes a las 19:30, en la Sala Alfredo Pareja.

° ‘De Orbe Novo Decades: Guayasamín’, exposición hasta el 31 de agosto en la Sala Joaquín Pinto. 

° Primer Salón de Arte Erótico: exposición hasta el 31 de agosto en el vestíbulo de la Sala Joaquín Pinto. 

° Exposición de Fotografía del festival Quito Blues, abierta hasta el 18 de agosto. 

° ‘Desarmando las Guerras’: exposición hasta el 24 de agosto, en el vestíbulo de la Sala Joaquín Pinto.