No volverán

MAR, 21, 2019 | - Por Carlos Vivas Armas

CARLOS VIVAS ARMAS

“Los tiempos de gloria”, dicen algunos necios irresponsables que todavía hay en el país.

¿Pensarán acaso que los ciudadanos somos sus súbditos? ¿Qué somos sumisas ovejas que nos creímos tantas fábulas y soportamos durante diez años la soberbia, petulancia, insolencia, irreverencia, cinismo y procacidad de un mandatario que trató de llevarnos por las sendas de un modelo socioeconómico, hacia el barranco en que se encuentran los países que no pudieron desatarse de este tipo de pedantes?

¿Será que piensan que el pueblo no tiene memoria? ¿Que nos hemos olvidado de los presidentes del banco estatal, de los fiscales, de las cortes, de los consejos electorales y de participación, del contralor, del procurador?

No señores, por suerte los ecuatorianos somos gente pensante y con memoria, no estamos de acuerdo con los paquetazos disfrazados de bondadosos préstamos ofrecidos por el mayor usurero del mundo, en uno de los cuáles inclusive vinieron como yapa unos fusiles que generalmente son utilizados por fuerzas irregulares o paramilitares, de los cuáles no se supo nada más hasta el momento.

Dicen que hemos vuelto al país de los políticos mediocres, de la prensa corrupta, de la policía represora, de los burgueses de hace tres décadas.

Que aquí no ha pasado nada con todos los negociados realizados principalmente en los sectores estratégicos como son la energía en todas sus formas, las telecomunicaciones, los recursos naturales no renovables, el transporte y refinación de hidrocarburos y el espectro radioeléctrico.

Según ellos, los casos de corrupción y persecución, son producto de nuestra imaginación, seguramente mal interpretan el poema de las oscuras golondrinas, sin tomar en cuenta que de rodillas, como se adora a Dios ante su altar, les pedimos que se desengañen, ya que “no volverán”.
 

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS